jueves. 01.12.2022

El Ministerio de Educación quiere tener listos en septiembre los cuatro decretos que fijarán los aspectos básicos de los nuevos currículos de Educación Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato, los que aplicarán el núcleo de la Lomloe a partir del curso 2022-23. Marcarán qué se aprende y cómo se aprende en el 50% o el 60% de las horas lectivas (según sean o no autonomías con lengua cooficial) y cómo se evalúan estas enseñanzas mínimas, las que corresponde fijar al Gobierno para todo el país. El resto del currículo, lo diseñarán las autonomías y los propios colegios e institutos.

Lo único seguro del diseño gubernamental es el marco del cuadro. La nueva escuela huirá de temarios enciclopédicos y memorísticos en favor de la adquisición de competencias y habilidades básicas para desenvolverse en la sociedad actual y centrará el aprendizaje en el conocimiento práctico, colaborativo y en la interrelación de materias. De aquí a septiembre hay que pintar el lienzo y fijar qué conocimientos son los mínimos para titularse en cada etapa.

El lienzo en blanco de los contenidos