sábado 28/5/22

El Incibe recordó que «es importante enfocar una visión de cómo nos afecta la ciberseguridad». Y para explicarlo, recurrió al mapa de España que se monitoriza durante las 24 horas del día los 365 días del año. En el momento de estudio estaban activas 22.000 llamadas que se corresponden con una dirección IP (57.559 de León). Sólo en el área metropolitana de Madrid había 0.091 eventos de ciberseguridad, más de 5.000 de ellos afectando a equipos que estaban sufriendo chequeos de máquinas maliciosas que buscaban cómo introducirse en los teléfonos o los ordenadores para infectarlos. Los de tipo bot encabezaban la lista y ya habían logrado en ese momento explotar casi 300 vulnerabilidades. También se registraban 81 ataques de fuerza bruta de hackers que intentaban romper las contraseñas y 31 intentos de fraude. «Ese es el rostro al que nos enfrentamos, con una epidemia de phising (mensajes simulando organismos), ramsoware (para secuestrar los datos del equipo) y vulneraciones».

La línea de ayuda del 017 del Incibe puesta en marcha para frenar estos ataques en la red posee capacidad para atender 100.000 incidencias y ya ha respondido a 60.000, porque van en aumento. De hecho los malware se iniciaron en 1987 y han ido evolucionando hasta ocasionar un pico del 24% de 2020 a abril de 2021.

«De ahí que sea vital la labor de divulgar los posibles fraudes, más porque el 52% de los hogares españoles ya están afectados por virus en sus equipos domésticos y sin saberlo. Y el reto de tener una sociedad y una economía cada vez más digitales pasa por reforzar la seguridad como palanca».

La línea 017 del Incibe atendió 60.000 incidentes de seguridad
Comentarios