miércoles 27/1/21

Las tres líneas de investigación se conocerán a finales de esta semana

El resultado de las tres líneas de investigación abiertas por la Junta se conocerán a finales de esta semana. Fuentes de la Consejería de Educación aseguraron ayer a este periódico que el objetivo de la Junta es conocer exactamente qué ha pasado para que en los menús de los escolares leoneses se sirviese sopa con larvas de gusanos. A la investigación abierta por Serunión se suma otra conjunta de las consejerías de Sanidad y Educación, además de otra auditoría externa. «Queremos ser muy rigurosos con este asunto», aseguran desde la Consejería de Educación.

Entre los detalles de la investigación con la que trabaja la Junta está la documentación sobre la UTE Serunión-Lince Asprona que se hizo con la adjudicación del servicio. Un contrato por cuatro años —de 2014 a 2017— por 4,7 millones de euros.

4,88 euros por menú

En las características de la oferta está que Serunion cocinará cada menú por 4,88 euros. Los padres sufragan otra parte de este menú. En la clasificación de las ofertas la Junta establecía un precio máximo por menú de 5,17 euros y calcula que el coste del personal por menú es de 2,23 euros. La Junta también valoró la calidad, variedad de los menús, el personal con discapacidad, las mejoras en la atención al alumnado, la organización del servicio y el departamento dietético nutricional. Serunión se posicionó en el primer lugar con la suma de 83,36 puntos en todos estos conceptos, con una máxima puntuación en personal con discapacidad y la propuesta de mejora de los menús para los escolares.

La aparición de larvas de gusanos en la sopa del menú escolar en los colegios leoneses ha puesto también sobre la mesa la supervisión de los comedores de los colegios. Los laboratorios analíticos Agrovet se encargaron durante siete años del control diario de los menús escolares en los colegios de la provincia de León hasta que Serunión-Lince Asprona asumió la gestión el pasado septiembre.

La empresa leonesa garantizaba análisis con rapidez de la comida diaria de los escolares y también supervisaba a los proveedores, «que eran locales», para dar las máximas garantías a los menús.

La empresa Serunión ya ha tenido casos similares de gusanos en las comidas en Alicante y Granada. Pero el caso más destacado es la aparición de una cuchilla en plato de la comida servida en los equipamientos municipales de Ciutat Antiga de Mallorca. Aunque los medios de comunicación se hicieron eco el 24 septiembre, los hechos ocurrieron a finales de mayo. En Galicia, en Orense, continúa el rosario de quejas de padres aparecidas en periódicos sobre las incidencias de Serunión en los comedores escolares.

Las tres líneas de investigación se conocerán a finales de esta semana