viernes 27/5/22

Llega ebria a la gasolinera y se duerme en el coche al ir a hinchar las ruedas

Penal 1 de León la condena a cuatro meses de prisión y le impone seis meses de multa

Una conductora que llegó ebria a una gasolinera de León y se quedó dormida en el coche cuando pretendía hinchar las ruedas fue condenada a una pena de cuatro meses de prisión y seis meses de multa a razón de seis euros diarios (1.080 euros) por sendos delitos contra la seguridad vial.

«Probado y así se declara expresamente que sobre las 4.46 horas del 18 de mayo de 2.021, la acusada, mayor de edad, sin antecedentes penales, conducía por la ciudad de León por la Avenida Alcalde Miguel Castaño, un vehículo de motor matrícula habiendo ingerido en los momentos precedentes bebidas alcohólicas que mermaban sus facultades psicofísicas para manejar el automóvil, y como consecuencia de ello se quedó adormilada en la gasolinera, en la zona de compresores, a donde había acudido con la intención de inflar una rueda», dice la sentencia.

«Ante la llamada de un empleado, se personó la Policía Local, y al apreciar en la acusada síntomas de estar afectada por la ingesta de bebidas alcohólicas, tales como: olor a alcohol en el aliento fuerte de cerca, ojos brillantes, abatimiento, volumen elevado de voz, comportamiento exaltado, capacidad de comprensión que requería repetirle los procesos, tras informarle de la normativa vigente y de sus derechos, le invitaron a someterse a las pruebas de alcoholemia en repetidas ocasiones, negándose de forma solapada a ello no insuflando aire o haciéndolo en cantidad muy insuficiente de forma intencionada para evitar que saliera el resultado, siendo advertida de que podía incurrir en un delito espetándoles a los agentes que le daba igual ir al juzgado y que no soplaba más».

Hasta cuatro agentes de la Policía Local de León, dos de ellos apreciaron signos de embriaguez en la acusada cuando acudieron al lugar, y los otros dos encargados de llevar a cabo las correspondientes pruebas de detección de alcohol en aire espirado, no pudieron realizarlas ante la negativa voluntaria de la acusada a soplar en el etilómetro de precisión.

Alegó la defensa que en el momento en el cual se presentaron los agentes en el lugar, la acusada no se hallaba conduciendo, «pero dicha circunstancia es indiferente, ya que resulta probado que la acusada condujo inmediatamente antes de ser interrogada por los agentes de la policía local, que acudieron de inmediato al lugar al ser llamados por el empleado de la gasolinera, el cual declaró también en el juicio oral, manifestando que lo hizo ante la negativa de la acusada a retirar el vehículo de en medio de la gasolinera, donde lo había aparcado sobre las cuatro de la madrugada.

Todos estos elementos hacen que la condena sea considerada ajustada a derecho.

Llega ebria a la gasolinera y se duerme en el coche al ir a hinchar las ruedas
Comentarios