viernes 17/9/21

Llega a España el rumano acusado de asesinar a su mujer en San Mamés

V.M. el varón de 28 años que fue detenido en Rumanía por su presunta relación con el crimen de San Mamés y acusado de acabar supuestamente con la vida de la madre de sus hijos, Daniela Chicu, permanece ya encarcelado en un centro penitenciario de Madrid, a la espera de que el juzgado de Instrucción número 4 de los de León, que es el que lleva el caso, lo reclame para tomarle declaración.

La abundante carga indiciaria y presumiblemente probatoria presentada por la Policía Nacional de León a la juez, permitió dictar una orden de búsqueda y captura a nivel internacional que dio como resultado la detención del sospechoso en su país de origen, de donde ha sido deportado a España para que la autoridad judicial se hiciese cargo del asunto.

Sin embargo, los planes iniciales se modificaron y pese a que en un principio se pensaba trasladar al acusado a León para ingresarlo en el Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas, finalmente se adoptó la decisión de recluirlo en la capital y esperar la orden pertinente por parte de la juez.

La muerte violenta de la joven rumana Daniela Chicu, de 21 años de edad, cuyo cadáver fue localizado el pasado día 4 de septiembre en su domicilio de León, situado en la calle Menéndez Pelayo, fue considerado un caso de violencia de género con un fatal desenlace. El cadáver de la víctima apareció en la habitación que compartía con otro matrimonio rumano, que tenía alquilada la vivienda.

El cuerpo apareció tapado hasta la nariz y con signos de haber sido sometido a maniobras de estrangulamiento, a tenor de los resultados de la autopsia. El imputado dejó suficientes rastros como para incriminarlo en relación con el homicidio, pero huyó de León.

Padre de sus hijos

La investigación determinó que el presunto autor material del crimen era su compañero sentimental, un varón de su misma nacionalidad, V.M. de 28 años de edad, y que, procedente de Francia, había llegado a León a finales de agosto presuntamente con intención de llevarse a la víctima a dicho país, por no estar de acuerdo con su trabajo.

La pareja tenía dos hijos menores que residen en Francia con familiares paternos. La investigación policial también confirmó, a través de los testimonios recabados de familiares, vecinos y amigos de la pareja, que la joven era víctima de malos tratos cuando residían en su país de origen. Tras complejas gestiones, se tuvo conocimiento de que el presunto autor de los hechos había abandonado España tras la comisión del crimen.

Llega a España el rumano acusado de asesinar a su mujer en San Mamés
Comentarios