lunes 28/9/20
Entrevista

«Los números esconden historias que me interesan»

«Los números esconden historias que me interesan»

La mesa de redacción de María Jesús Muñiz está siempre cubierta de papeles con estadísticas. Entre números, cifras y calculadora se desenvuelve con soltura, aunque pese a la destreza que tiene en la interpretación de los datos, le mueve más la responsabilidad ante cualquier posible error. Y suma, resta, divide incansablemente. Asumió la responsabilidad de la información económica hace más de quince años, de los veintidós de ejercicio profesional en el Diario de León.

-¿Por qué se decantó por la información economica?

-Fue casi una casualidad. Tras pasar por otras secciones recalé en ésta, y ahí estaba mi destino profesional. Me gustan los números y los informes, pero lo que me interesa son las historias que esconden las estadísticas.

-¿Cuál ha sido la noticia más difícil que ha tenido que dar en los quince años de información económica leonesa?

-Todas las que implican la pérdida de empleo de los afectados, hay pocas situaciones que angustien más a las personas que la incertidumbre sobre su futuro económico. Y aquellas que anuncian el declive de comarcas enteras que no encuentran alternativas, pese a las promesas que puedan hacérseles.

-¿El económico es un poder que ejerce mucha presión?

-Es un sector temeroso y desconfiado en general. Resistir, sortear y superar la presión es el trabajo del periodista en cualquier ámbito del que informe.

-¿Cuál le gustaría que fuera su titular de mañana?

-León mira con optimismo y confianza un futuro plagado de oportunidades.

-¿Cuál es la fórmula, desde su punto de vista, para que León no pierda el tren del progreso en un momento de crisis como el que atraviesa el país?

-Apostar por los potenciales que tiene la provincia, los históricos que tienen futuro y los que están surgiendo en los últimos años. Y, sobre todo, el empuje de muchos pequeños emprendedores y emprendedoras, que no se rinden y cada día levantan las trapas de sus negocios. Tienen un enorme mérito y hay que reconocérselo.

-Tras los datos estadísticos, la información económica esconde una realidad humana, individual, en la que muchas personas están afectadas por las decisiones de los políticos y empresarios ¿cómo refleja esta realidad en las informaciones diarias?

-A veces puede dar la sensación de que la avalancha de datos que se manejan cada día acaba enterrando esas historias personales. Pero en el fondo son las únicas que importan. En realidad, detrás de cada análisis económico está la situación de muchos ciudadanos. Esas conclusiones hablan de su realidad.

-Hay un tiempo para el trabajo y un tiempo para la vida. ¿Qué cambios introduciría en la organización laboral para mejorar la productividad de las empresas sin renunciar a la vida familiar?

-A los profesionales hay que exigirles resultados y eficiencia, pero hoy no es importante desde dónde se realice el trabajo. Los horarios interminables y la mala organización sólo implican pérdida de tiempo; y la realización profesional y personal están en un universo bien distinto a ese.

«Los números esconden historias que me interesan»