martes 12.11.2019
Fernando Salguero | director general de protección civil

«Los rescates son muy costosos y quien corre riesgos debe asegurarse»

Fernando Salguero (León, 1959), con apenas un mes en el cargo, se muestra ilusionado y «con ganas» de emprender esta nueva labor. Eso sí, siente «muchísima responsabilidad» por el encaje de bolillos que supone coordinar distintos organismos 24 horas al día y los siete días de la semana. Asegura con humor que la agencia, como los teatros, funciona en sesión continua.
«Los rescates son muy costosos y quien corre riesgos debe asegurarse»

—En Protección Civil pocas veces se ofrecen buenas noticias. ¿Con qué actitud se enfrenta a este cargo?

—Evidentemente es un área sensible y suena más cuando se dan malas noticias, pero en el mes que llevo en esta nueva vida, me he dado cuenta de que de protección civil se oye hablar poco, porque siempre está funcionando, 24 horas al día, los siete días de la semana.

—¿Qué deberes le dejó su antecesor encima de la mesa?

—Dejó pocos, la verdad, porque su trabajo durante ocho años ha sido magnífico. ¿Deberes? Seguir la impronta de la Agencia y, si cabe, mejorarla en algunos aspectos.

—¿En cuáles?

—Por ejemplo, aumentar o complementar la asistencia psicológica a los usuarios o el protocolo de colaboración que hemos firmado con Cruz Roja.

—Y, ¿un reto?

—Fomentar el área de formación de la Agencia. Desde los colegios hasta todos los cuerpos profesionales. Los voluntarios se quitan de dedicar su tiempo a la familia para dárselo a Protección Civil. La percepción de poco profesionales es errónea, saben y se lo curran.

—¿La coordinación es uno de los pilares de la Agencia?

—Es el cimiento y la complicación. Se coordina una cantidad ingente de servicios, desde emergencias sanitarias a todas las policías locales y nacionales, extinción de incendios, Guardia Civil y varias direcciones generales de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

—En época de crisis, ¿habrá ajustes en la Agencia?

—Es la tónica general, pero en lo que se refiere al 112, a la atención ciudadana no va a haber cambio presupuestario. Si hay recortes, los habrá en otras áreas, no en el departamento de formación, que sufrirá necesariamente ajustes.

—Entonces, habrá recortes en otras áreas, ¿en cuáles?

—Bueno, pues tenemos bomberos, policía, espectáculos públicos y al aparato sancionador...

—¿Se puede llamar al 112 para cualquier emergencia? ¿Es correcto avisar si nos encontramos un perro en la carretera?

—El 112 canaliza todas las llamadas, no tira ninguna a la papelera. Bueno, claro, todas las llamadas con cierta coherencia. A día 30 de noviembre, el 112 ha recibido 1.400.000 llamadas y, desde León, 253.000.

—León, entonces, aglutina dos de cada diez llamadas. ¿Han aumentado respecto a años anteriores? ¿Para qué motivos llaman los leoneses?

—En estos últimos años la tónica se mantiene. Desde luego, León no se comporta como Valladolid o Soria, por ejemplo, en Valladolid es baja la incidencia de rescates, en cambio en León es muy alta.

—León se sitúa a la cabeza en rescates de montaña. ¿Por qué, entonces, la base del grupo de rescate no está en León? El helicóptero se encuentra en Alcazarén, a casi 300 kilómetros...

—León, efectivamente, se encuentra a esa distancia, pero el helicóptero de Alcazarén ofrece un tiempo de respuesta muy corto. No obstante, también se colabora a través del convenio con el Ministerio del Interior con el grupo de rescate de la Guardia Civil, GREIM.

—Es decir, la decisión para valorar qué grupo sale al rescate está basada en la cercanía…

—En la cercanía y la inmediatez de respuesta.

—En tiempos de austeridad, ¿se podría entender que existe una duplicidad de funciones entre el GREIM y el grupo de rescate de la Junta? Antes sólo existía el GREIM, que cuenta con base en León, donde más rescates se producen…

—En absoluto, se complementan, los dos son servicios necesarios. La extensión del territorio es enorme, con dos millones de habitantes, no se duplican.

—¿Sería necesaria una delegación más cercana a León?

—Entendemos que con el servicio de Alcazarén y con la colaboración del GREIM queda cubierta la asistencia.

—El grupo de rescate se encuentra en Valladolid. ¿Conoce bien la montaña leonesa?

—Tienen una formación altamente cualificada y los medios técnicos son de lo más avanzado. Además, los rescatadores son bomberos profesionales que añaden a su faceta una cualificación en alta montaña.

—A partir del año que viene se cobrará una tasa a los ciudadanos que hayan sido rescatados fruto de una imprudencia. ¿Cómo se define una imprudencia?

—La Agencia de Protección Civil cuenta con un portal de información donde ofrecemos, minuto a minuto, las condiciones meteorológicas. Además, se complementa con información en facebook, twitter y en los medios. Una negligencia se produce cuando se da una alerta de no salida o condiciones climatológicas adversas y, a pesar de ese informe, una persona hace caso omiso de ello y se adentra en un territorio hostil. El rescate tiene un coste muy elevado, que vamos a pagar el resto de los ciudadanos. Esto es muy sencillo, quien corre riesgos debe asegurarse.

—Entonces, ¿recomienda que los montañeros se federen?

—Sé que hay federaciones que están molestas con el tema de la tasa, no es entendible, a las federaciones esto les viene bien, lo que tienen que lograr es que quienes realicen deportes de riesgo vayan con un seguro.

—¿Qué porcentaje de rescates pueden ser por negligencias?

—Hay evaluaciones en las que se habla que alrededor de un 15% de los incidentes han sido provocados por imprudencia.

—¿Cuánto cuesta de media un rescate? y ¿cuánto tendría que pagar el imprudente?

—El coste es de unos 6.000 euros por una hora. La propuesta es de 32 euros por rescatador y hora, 26 por gruista, 38 por el técnico de mando, y el helicóptero se evaluaría en 1.900 euros.

—En cuestión de Protección Civil, ¿cuáles son las peores amenazas a las que se enfrenta la provincia de León?

—Las nevadas y el fuego es lo que más afecta a León. En ese aspecto, dispone del todo el catálogo de situaciones de emergencia. En otras provincias no ocurre lo mismo, León por su orografía tiene todo el abanico.

—¿Podemos decir que León es la provincia que más trabajo da a la Agencia?

—Es la más productora, pero muy acompañada de Ávila, por el tema de la montaña, aunque León registra mayor incidencia al contar con más territorio.

—¿Los leoneses pueden estar tranquilos ante las nevadas?

—Hoy está todo bajo control a través de la coordinación que realiza la Agencia de Protección Civil. Todo está protocolizo y ensayado. Uno de los retos es realizar simulacros ante grandes nevadas, como el que realizaremos en León el día 15 de diciembre. Se hará en distintos puntos y con la colaboración del Ayuntamiento y, de forma muy especial, con la UME y todo su destacamento avanzado. Un simulacro que servirá para que, en el caso de que hubiese algún fleco suelto, atar los cabos completamente.

—¿Está previsto que Castilla y León cuente con una policía autonómica?

—Dentro de la ley de coordinación de policías locales de la Comunidad lo que se plantea es una total coordinación y la tendencia es que esas policías locales conformen en un futuro la policía autonómica. Aunque en estos momentos es inviable. Hoy por hoy está descartado.

—León sólo dispone de dos parques de bomberos en la provincia, siendo extensa y muy dispar geográficamente…

—El tema de los bomberos es muy recurrente en León, la provincia más extensa de la Comunidad. Hay que tener en cuenta que hay dos parques de bomberos, uno en León y otro en Ponferrada, totalmente dotado por la Junta de Castilla y León, además de los parques de bomberos voluntarios de Astorga, La Bañeza y Cistierna.

—El voluntariado lleva consigo el estigma de la falta de profesionalidad…

—A estos bomberos se les facilita la formación correspondiente en los medios de la Agencia y en la escuela de bomberos de la Junta. Han de tender a la profesionalización.

«Los rescates son muy costosos y quien corre riesgos debe asegurarse»