miércoles 27/1/21

El ‘baby-boom’ y el papa Pío XII

José Luis es el más común en los años 60 en León, frente a Antonio a nivel nacional. En cambio María del Carmen es el primero en todos los ránking, a la que siguen María del Pilar, María Ángeles...

Para esa concentración de ‘Marías’, los autores del estudio tienen una teoría. El efecto baby-boom va desde 1958 hasta 1977 y dos son sus rasgos más significativos: el número de nacimientos y la asignación de nombres marianos a los nacidos, especialmente el de María a las niñas. Poco antes del inicio de esta etapa fecunda, el papa Pío XII había promulgado su encíclica “Ad Caeli Reginam” (1954), dedicada a la Virgen María. «Una hipótesis verosímil para explicar la proliferación del nombre María, es que su exhortación final pudo ser asumida por obispos y curas párrocos, de forma que trasladaron su entusiasmo mariano a todas las niñas que se acercaron al bautismo, que en esa época eran todas». De los diez primeros nombres de niña en León nueve venían acompañados de María; el nombre de José también se extendió entre los varones, mientras retrocedían los arcángeles como Miguel, que desapareció del ránking provincial.

El ‘baby-boom’ y el papa Pío XII