jueves 2/12/21

‘Bloom’ no es un ‘bloof’

Las pruebas de vuelo del prototipo de cápsula espacial lanzado ayer desde La Virgen del Camino culminan con éxito cuatro horas después en el pueblo vallisoletano de Encinas de Esgueva.
La nave tras aterrizar en Encinas de Esgueva.

Euforia y optimismo. El ambiente con el que concluían ayer por la noche las pruebas del Bloon era exultante. «¡Perfecto!, ¡genial!», exclamaba repetidamente una de las nueve personas que ayer participó en una operación arriesgada pero esencial para dar un paso de gigante en los viajes fuera de la Tierra. El globo que transportaba el prototipo de cápsula espacial para viajar por la estratosfera ascendió a las 14:20 horas, alcanzó una altura máxima de 31,8 kilómetros y soportó varios cambios de rumbo hasta que la nave aterrizó más de cuatro horas después en un valle de la localidad de Encinas de Esgueva, provincia de Valladolid.

El único viajero a bordo fue Ironman, un humanoide adaptado al vehículo presurizado de dos metros de diámetro con forma de rosquilla que aterrizó en excelentes condiciones en el entorno de un trigal, a unos 200 metros de la carretera y a 300 del pueblo. Es la demostración que se necesitaba para garantizar el acceso seguro y rápido al espacio cercano.

El equipo de la empresa barcelonesa zero2infinity pasó con este ensayo parte de la fase de pruebas que requieren los protocolos previstos y que se iniciaron el pasado mes de mayo en La Virgen del Camino, aunque las condiciones del viento, particularmente fuertes, obligaron en su día a finalizar prematuramente el proyecto. Para el nuevo intento, el equipo se trasladó la pasada semana a León y desde entonces han realizado repetidas pruebas hasta que ayer se dieron las condiciones idóneas para lanzar el estrato.

A las seis de la madrugada, todos estaban preparados en la Base Aérea de La Virgen del Camino, único lugar de España acreditado por el Instituto Nacional de Técnica Aerospacial (Inta) para lanzar globos estratosféricos. La operación estaba diseñada para las nueve de la mañana, pero las predicciones meteorológicas aconsejaron retrasar el lanzamiento hasta las dos en punto. Muchos ciudadanos pudieron observar la nave en el cielo, puesto que el enorme globo de helio tiene una capacidad de 36.000 metros cúbicos; inflado, es más alto que la Catedral. Todo el equipo se puso en marcha por carretera, acompañando al globo en su recorrido. Inicialmente les llevó a la zona del Páramo, después a La Bañeza, a continuación se desplazó hacia Tierra de Campos y, finalmente, se produjo la suelta y la cápsula fue descendiendo lentamente con un paracaídas hasta caer en Encinas. «El pueblo colaboró con nosotros en todo», informan desde el equipo. Incluso les ayudaron a sacar la cápsula espacial del embarrado campo hasta la carretera con una grúa.

Este primer vuelo de casi seis horas es una simulación rigurosa de lo que sería un viaje del Bloon, incluidos los tiempos de ascenso, de flotación (dos horas observando la curvatura de la Tierra y el espacio cercano) y de aterrizaje.

Jaime Fuente, apasionado de estas experiencias, siguió ayer con su coche y por su cuenta la trayectoria del globo, desde La Virgen del Camino hasta Encinas. Fotografió todo el proceso durante más de cuatro horas y lo definió como «un gran paso para la humanidad», parafraseando a Neil Armstrong, primer hombre que subió a la Luna.

‘Bloom’ no es un ‘bloof’