sábado. 04.02.2023
La plataforma contra la violencia machista de León «Lunes sin sol» se concentró ayer nuevamente en la plaza de Botines para mostrar su repulsa al episodio de violencia de género vivido en Zaragoza, que acabó con la vida de Alicia Murcia, de 35 años, y de su hija de cinco, a manos del marido y padre de las víctimas, el capitán del Ejército del aire Manuel Cuadra Herrera, que posteriormente se suicidó. Un episodio que suma ya la sexta víctima por violencia de género en lo que va de año. Se trata de una concentración que esta plataforma lleva a cabo los lunes cada vez que una mujer muere a manos de su compañero sentimental. En el acto de repulsa a estos hechos, se leyó un comunicado que en esta ocasión corrió a cargo de la presidenta de Cogale (Asociación de Gays y Lesbianas de León), Pilar García Barrio, en el que señaló los motivos de la concentración de ayer y los pasos que se deben seguir para acabar con este tipo de violencia en nuestro país. «Madre e hija han sido asesinadas cruelmente en Zaragoza el pasado día 12 de Enero por el ex compañero de Alicia y padre de la niña. Los integrantes de la Plataforma nos reunimos hoy aquí para manifestar nuestra repulsa hacia los asesinatos de mujeres, y esta vez también el de una niña de tan sólo 5 años». También destacó que «la bajeza con la que se producen estos casos nos hace reflexionar sobre el sentido de la justicia, de la razón, del día a día. No podemos permitir que estos asesinatos lleguen a provocar indiferencia. Escuchar un nuevo asesinato de una mujer no puede dejar de ser noticia. No podemos mirar hacia otro lado con tanta facilidad. El silencio nos hace cómplices y la indiferencia mata. No podemos cerrar los ojos ante las injusticias y los malos tratos. No mirar no significa que no existan, y día a día siguen muriendo mujeres, y lunes tras lunes, seguimos encontrándonos aquí con la sensación de que no acabará nunca». Muertas en vida A través del comunicado, García Barrio, resalto la necesidad de ofrecer el apoyo necesario desde la justicia, desde las asociaciones y desde el anonimato de cada persona, a aquellas mujeres que son maltratadas y humilladas. «Muchas mujeres han muerto y ya no pueden luchar. Pero hay, con toda seguridad, muchas mujeres que en silencio están sufriendo multitud de malos tratos de todo tipo. Quizás gran parte de ellas no mueran a manos de sus parejas, pero están muertas en vida y a ellas nos debemos porque todavía es posible ayudarlas», puntualizó. La presidenta de Cogale finalizó la lectura del texto reflexionando en voz alta sobre las hijas e hijos de esas mujeres maltratadas y asesinadas. Muchos y muchas de ellos también, manifestó, «acaban asesinados, y todos y todas sufren un maltrato que si bien puede no ser físico, arrastran a lo largo de sus vidas: un maltrato psicológico, al ver a sus madres tristes, sumisas, avasalladas por el hombre que las hace equivocadamente inferiores. Por todo ello «seguiremos trabajando y luchando para que ninguna mujer más sea asesinada. Ni una más», puntualizó.

Los «Lunes sin sol» se manifiestan por dos muertes más de maltrato
Comentarios