martes 17/5/22
Urbanismo

Luz verde a la demolición de otros doce edificios para avanzar la ronda Interior

Los inmuebles se sitúan en Fernando I y Alfonso el Justiciero y su derribo cuesta 326.000 €
                      Parte de las nuevas demoliciones afectan a los números 4 al 14 de la calle Fernando I. RAMIRO
Parte de las nuevas demoliciones afectan a los números 4 al 14 de la calle Fernando I. RAMIRO

La reivindicada ronda Interior, que comenzó a idearse hace 40 años y pasó a los hechos en noviembre de 2021, dio ayer otro paso adelante con la aprobación de la demolición de un nuevo lote de doce edificios. La Junta de Gobierno Local aprobó el contrato de licitación del derribo de los inmuebles situados en las calles Fernando I (del 4 a 14) y Alfonso el Justiciero (del 5 al 15) por un importe de 326.034 euros, una vez que concluya el proceso de expropiación. El plazo de ejecución será de dos meses, tras adjudicarse la obra.

Esta demolición corresponde a la segunda fase de las obras y es imprescindible para llevar a cabo la ronda Interior de penetración norte que unirá la plaza del Espolón y la calle Palomera y que fija a comienzos de 2023 la fecha de su apertura.

Con la vista en 2023

Los primeros derribos se produjeron hace cinco meses y la idea es acabar el nuevo vial en un año

Según explicó el concejal de Desarrollo Urbano, Luis Miguel García Copete, este procedimiento busca la obtención de los terrenos necesarios para reestructurar el tráfico en la zona y mejorar la sostenibilidad de la movilidad urbana. La segunda fase de demoliciones coincide con el inicio de los trabajos para la peatonalización de la calle Carreras y de la avenida de los Cubos, que supondrá la recuperación y puesta en valor de todo el entorno urbanístico de la muralla tardorromana de la ciudad, desde la plaza del Espolón hasta el tramo ya peatonalizado de la avenida de los Cubos.

Ya se ha procedido a la señalización de los cambios en tráfico y la próxima semana se plantea al corte a la circulación por la calle Carreras para actuar en más de 500 metros lineales de calles y convertir en zona peatonal un área de casi cinco kilómetros cuadrados. Además, contempla la renovación y modernización de redes básicas como saneamiento y alumbrado público.

Los trabajos permitirán dar un nuevo pavimento a la calle Carreras y a la avenida de los Cubos. En ambas vías se delimitará una franja adyacente a los edificios, en el lado opuesto a la muralla, de 1,8 metros de ancho como itinerario accesible libre de obstáculos. Además, en la avenida de los Cubos se proyecta una larga y ancha capa de césped en torno a los cubos de la muralla, con la que se busca una mayor protección del monumento y una lectura continuada en su tratamiento.

En paralelo, se reserva una banda de cuatro metros de ancho, con adoquín de granito, para el posible acceso de vehículos de residentes o de emergencias. En otra banda de 1,8 metros de ancho se ubicará el nuevo mobiliario urbano, el alumbrado público y el arbolado. Además, en la calle Carreras se marcarán los semicírculos de los cubos de la muralla destruidos a principios del siglo XX con grande bancos semicirculares, y se instalarán paneles informativos de la evolución urbana del recinto.

Luz verde a la demolición de otros doce edificios para avanzar la ronda Interior
Comentarios