jueves 14.11.2019
LA INTEGRACIÓN EN LA ESCUELA

Una madre denuncia a Educación por no escolarizar a su hijo con autismo

Susana Martín pide al fiscal de Menores que actúe para que el niño inicie el curso
Una madre denuncia a Educación por no escolarizar a su hijo con autismo

Septiembre no ha llegado para Aarón. A casi tres meses del comienzo del curso, este niño leonés de 15 años, con diagnóstico de autismo y discapacidad intelectual grave, está sin escolarizar, aunque tiene plaza en el colegio de educación especial Sagrado Corazón, de León.

Su madre, Susana Martín, espera desde el 25 de septiembre, fecha del dictamen de escolarización, que el niño retome su actividad educativa. Dos meses después, ante las largas de la Dirección Provincial de Educación, ha acudido a la Fiscalía de Menores para que «tome alguna medida para evitar que continúe en esta situación».

El adolescente está ingresado desde el mes de febrero en la Unidad de Patología Dual del Hospital Santa Isabel y está listo para el alta médica, a expensas de que se normalice su situación escolar.

El niño necesita apoyos específicos de Pedagogía Terapéutica, Audición y Lenguaje y Atención Técnica Educativa. Al tratarse de «un caso excepcional lleva esperando a que se nombren todos los apoyos y se normalice su situación», señala la denuncia a la Fiscalía. La madre tomó cartas en el asunto cuando hace unos días la coordinadora de Atención a la Diversidad en la Dirección Provincial de Educación le dijo que «para resolver el tema tienen que esperar a que den la orden desde Valladolid».

En el escrito al fiscal de Menores la madre subraya que el niño actualmente «no tiene ninguna actividad en el centro». Según el informe del psicólogo de la unidad, el curso pasado «le enviaban un profesor domiciliario tres horas a la semana para que hiciera alguna actividad».

La falta de atención educativa, añade Susana Martín, perjudica al menor y a su evolución, pues «le lleva a incurrir en conductas disrruptivas» cuya gravedad motivaron el ingreso en el centro psiquiátrico, de modo excepcional, el mes de febrero.

El menor estaba entonces escolarizado e interno en el colegio especial Bergidum del Bierzo, a donde fue trasladado tras cerrar la Diputación la residencia aneja al colegio Sagrado Corazón. El domicilio familiar está en León y el traslado perjudicó «seriamente a mi hijo», recalca la madre. Desde el mes de agosto el niño está en disposición de normalizar su vida y desde entonces, la Unidad de Patología Dual «está haciendo lo imposible por allanar la vuelta al cole», recalca. «No se le ha dado el alta médica para evitar que haya mucha transición desde el alta hasta la incorporación al colegio», señala la denuncia.

Una madre denuncia a Educación por no escolarizar a su hijo con autismo