domingo 16.02.2020

Majo cree que «no urge» elegir secretario como exige Génova

Recuerda que la muerte de Carrasco dejó 7 meses al PP sin ese cargo y ahora hay que ponerse a trabajar

Vuelta de tuerca. El presidente del PP en León, Juan Martínez Majo, vuelve a tensar la cuerda con la dirección nacional del partido al desoír por segunda vez en dos meses las exigencias de Génova para nombrar secretario provincial al que fuera presidente de Nuevas Generaciones, David Fernández. El también delegado territorial de la Junta aseguró ayer que el tema «no urge ni mucho menos». Por eso aún no ha planteado la posibilidad de designar al nuevo secretario ni tampoco ha convocado el comité ejecutivo donde debería efectuarse el nombramiento, como le reclamó Madrid la pasada semana.

Martínez Majo cree que el asunto puede esperar y que «más adelante ya veremos», porque, a su juicio, lo que ahora es prioritario es «poner a trabajar al partido». Con esa idea, hoy y mañana quedará fijado un calendario de al menos una decena de reuniones comarcales «para escuchar a los vecinos y a los alcaldes de cada zona, recoger las necesidades que tienen y trasladarles qué están haciendo los procuradores populares en las Cortes y los parlamentarios en el Congreso y el Senado». El presidente del PP en León valora que esos encuentros se extenderán hasta junio y podrían comenzar en el área de Sabero y Cistierna, poblaciones cercanas a Riaño, Oseja y Burón «que representan a la Montaña y donde existe una problemática de telefonía y despoblación».

Entretenido en tejer esa red en la provincia y en hablar con todos los concejales y regidores populares, Martínez Majo sí reconoce que la dirección nacional del PP le ha pedido que resuelva ya la sucesión de José Miguel González en la secretaría. Sin embargo, sus tiempos no coinciden con la premura que reclama Génova para cerrar la herida del cese del secretario el pasado noviembre tras conocerse falsedades en su currículum. Es más, Majo recuerda que el partido estuvo siete meses sin secretario tras la muerte de Isabel Carrasco «y no hubo un gran problema».

Con su posicionamiento, en la línea del PP autonómico, se evidencian las facciones en el seno popular. El candidato de Madrid es un hombre de confianza del antiguo alcalde de León y actual senador, Antonio Silván, que a priori rechazan los carrasquistas.

Majo cree que «no urge» elegir secretario como exige Génova