martes 15.10.2019
PRIMER TRAMO EN LA GESTIÓN MUNICIPAL

La mano de Diez y cien días de gobierno

De sus primeras diez promesas, el alcalde ha cumplido la de trasladar el despacho a San Marcelo y limitar el tráfico en Ordoño II, y avanza en asuntos de participación, movilidad, cultura, limpieza e integración del ferrocarril
La inmensa vidriera de Luis García Zurdo ilumina al alcalde. JESÚS F. SALVADORES.
La inmensa vidriera de Luis García Zurdo ilumina al alcalde. JESÚS F. SALVADORES.

Sus medidas podrán gustar o contrariar, ser acertadas o incorrectas, pero la sensación, el poso que dejan los 100 primeros días del Gobierno de José Antonio Diez es de movimiento. Prometió llevar la Alcaldía de la séptima planta de Ordoño al edificio consistorial de San Marcelo, donde había funcionado tradicionalmente hasta finales de 1997. Dicho y hecho. Lo trasladó tres días después de tomar posesión, el 8 de julio para convertir el histórico inmueble de la plaza de las Palomas en el escaparate de su actividad. De hecho, todas las recepciones ya se efectúan en él.


Aseguró que semipeatonalizaría Ordoño II y lo cerró al tráfico rodado el 28 de agosto ignorando la gran controversia que generó, sin ganar más espacio para los viandantes, pero con una relevante mejoría de ruido y humos. Ahora solo pueden transitar por esta céntrica avenida los autobuses públicos, los taxis y los vehículos de los residentes, además de los autorizados para carga y descarga. El cierre se ha producido de momento sin apenas gasto con señales, aunque se colocarán cámaras con un coste de 50.000 euros.

 

En el decálogo de iniciativas urgentes que Diez señaló a este periódico al inicio de su mandato, además de estas dos decisiones cumplidas, hay seis sin completar, pero en marcha. Una es el Patronato de Cultura que pretende impulsar el empleo y dar participación a instituciones, colectivos, empresarios y creadores para diseñar las políticas culturales. La falta de presupuesto con la que se han encontrado al acceder al Gobierno, según la portavoz socialista Evelia Fernández, retrasará su puesta en marcha hasta 2020, «aunque ya está muy avanzado y se ha hablado con los agentes implicados en este sector, que han acogido muy bien que el Ayuntamiento les abra las puertas y les ofrezca escucharles».

 

Otra es la integración del AVE y la llegada de los trenes de Feve. El alcalde no ha celebrado aún una reunión de alto nivel con el Administrador de las Infraestructuras Ferroviarias (Adif), pero sí se han producido múltiples encuentros técnicos para avanzar en el proyecto y en la búsqueda de una solución para los terrenos colindantes que quedarán tras el soterramiento de las vías. Paralelamente está tratando de desbloquear la entrada de trenes tram a la estación de Matallana. El tercer proyecto prometido que ha echado a andar, pero que aún no ha llegado a puerto, es el centro deportivo de Eras de Renueva. En la campaña electoral tanto el PSOE como el PP apostaron por estas instalaciones para uno de los barrios más populosos de la ciudad. El equipo de Diez ha presentado una moción para instar a la Junta su construcción, ya que el futuro equipamiento público posee suelo reservado detrás del colegio y el instituto. Al igual que han presentado otra para urgir las obras del Parador de San Marcos con un logro, desbloquear el aparcamiento.

 

El Consejo Ciudadano sería la cuarta medida que madura. El 29 de julio el regidor se reunió con los sindicatos para intentar sentar los pilares de este órgano consultivo que pretende representar a todos los sectores de León para que den su opinión sobre los proyectos de la ciudad que sugiera el Ayuntamiento, además de actuar como vía de entrada de las ideas vecinales que puedan aportar.

 

El fomento de la movilidad motivó una reunión con el sindicato UGT y para el servicio de limpieza, el talón de Aquiles que denuncian los vecinos de forma reiterada, se prepara un plan «que se va notando poco a poco», según la portavoz, que remarca que el 8% de los jardines de León no se adecuan a la normativa, de modo «que hemos tenido también que sacar un proyecto para que se ajusten a la legalidad y se limpien».

 

En los 100 primeros días —cabe recordar que este periodo coincidió con el mes vacacional de agosto—, el alcalde no ha abordado el plan de retorno del talento, que requiere la implicación del Gobierno, la Junta y la Universidad, ni el nuevo servicio que indicó para la atención urgente de mayores que viven solos y que, por otro lado, ya son atendidos por el Gruma de la Policía Local. En cambio, presentó una novedosa aplicación para localizar a mujeres maltratadas con un sistema GPS.

 

El regidor abrió los brazos al consenso en su discurso de toma de posesión, sobre todo, para frenar la sangría poblacional y atraer proyectos. En esa línea se enmarca su reciente viaje a Doha de 24 horas, que perseguía ‘enganchar’ inversiones cataríes. Su agenda como primer edil incluyó fijar sueldos y áreas de sus once concejales el 24 de julio; celebró un encuentro con la alcaldesa de San Andrés, Camino Cabañas, el 2 de agosto para abordar la colaboración que prestan los Bomberos de León a ese municipio del alfoz a cambio de un canon anual de 630.000 euros y una reunión sobre Gersul con el presidente de la Diputación, Eduardo Morán, el 11 de septiembre ,dos días después de sellar un acuerdo de Gobierno con el edil de Unidas Podemos, Nicanor Pastrana.

 

José Antonio Diez —el regidor tiene 60.282,53 euros de salario al año, como Silván— ha sorprendido a los detractores de su propio partido, que reconocen en él a una persona «trabajadora, insistente e incluso convincente». Creen que el cargo en lugar de endiosarle le ha vuelto más empático y que ha logrado sacudirse la imagen de cierta soberbia y distancia que parecía transmitir y que, quizás, no respondía a su realidad.

La mano de Diez y cien días de gobierno