sábado. 26.11.2022
El director provincial de Educación, Javier Álvarez, en su despacho. RAMIRO

Javier Álvarez Peón asumió el cargo de director provincial de Educación en un contexto complicado. El pasado septiembre, ya en su despacho, se enfrentó al primer curso marcado por la pandemia, después de que el anterior finalizase con los alumnos en casa por el confinamiento.

—¿Qué perspectivas hay para el inicio de curso, se mantendrán los profesores de refuerzo y los desdobles?

—Educación va a mantener esencialmente las medidas y los protocolos que permitieron el curso pasado el desarrollo de la actividad lectiva presencial. Por tanto, mantendremos las mismas medidas de grupos burbuja, de distancia de seguridad de metro y medio, de equipos covid en los centros, de refuerzo de limpieza y de acompañantes de comedor y transporte. Además, este curso que viene se van a poder realizar, con las medidas adecuadas para garantizar la seguridad sanitaria, las actividades extraescolares y complementarias de los centros, que el curso pasado en su mayor parte estuvieron suspendidas.

—¿Hay algún cambio en el funcionamiento de los equipos covid?

—Han funcionado muy bien, se han demostrado de gran utilidad como primera línea frente al covid en los centros, y se van a mantener esencialmente igual.

Sin cambios
«Los equipos covid han funcionado muy bien, se han demostrado de gran utilidad frente al virus»

Nuevo curso
«Esperamos que al ritmo actual, el alumnado de secundaria esté vacunado en septiembre»

—¿Los equipos de vacunación podrían ir a los centros para vacunar a los menores?

—Esperamos que al ritmo actual, el alumnado de secundaria esté vacunado al comienzo del curso. Por lo demás, el trabajo de Atención Primaria con Educación ha sido y está siendo admirable y estamos a su disposición para colaborar en todo lo que pueda facilitar su tarea con la población escolar.

—Hay un encendido debate sobre el nuevo currículo educativo que plantea el Gobierno. ¿Qué opinión le merece?

—Está claro que la última reforma de la Ley educativa no va a ser la última. No ha cerrado el debate en torno a la norma básica educativa y al contrario, se ha recrudecido. No se ha producido el deseado y prometido acuerdo general en torno a una Ley Orgánica que debería dar un marco mucho más estable al mundo educativo.

—¿Cómo se podrá implantar la asignatura de Educación en Valores Cívicos y Éticos?

—Como el resto de materias, tiene un calendario de implantación que está definido en la disposición final quinta de la Lomloe: se implantan los currículos de los cursos impares en el curso 22-23 y de los pares en el 23-24. Esta materia vuelve a suscitar polémica similar a la de Educación para la ciudadanía, lo que demuestra también la falta de un acuerdo general, en este caso sobre contenidos con carga de enfoques ideológicos.

—Se habla mucho de que se perderán contenidos. Por ejemplo, en Matemáticas, no se abordarán los números romanos, la regla de tres o el redondeo. ¿Qué perderá el alumno con estos cambios?

—Bueno, esperemos que las Comunidades Autónomas y los centros educativos, que también tienen parte en la elaboración de los currículos, permitan que no se pierda nada, pero el marco de la norma básica debe contar con un acuerdo común en la sociedad para que no estemos a merced de ocurrencias, que en matemáticas y en general no son buenas en el mundo educativo.

«Mantendremos las mismas medidas de grupos burbuja»
Comentarios