sábado 23/1/21

Mañueco siente «dolor» por los cierres, pero los justifica en los 7.000 fallecidos

El presidente de la Junta subraya que las restricciones en otras olas salvaron muchas vidas

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, afirmó ayer que siente «muchísimo dolor» por la situación en la que se encuentran los hosteleros y las medidas que se han tenido que tomar pero también por las 7.000 personas que han fallecido en la Comunidad a causa del covid y recordó que el único culpable de todo es «el virus, el maldito bicho». Fernández Mañueco se expresó así al definir lo que siente cuando hay hosteleros que se han apostado a las puertas de la Presidencia de la Junta ante las nuevas medidas restrictivas y la situación económica por la que pasan y por las críticas que han llegado desde todo el sector.

«Muchísimo dolor, algunos de ellos son personas cercanas a mí, y aunque no sean personas cercanas, yo siento dolor profundo», dijo para añadir que hay otros sectores como el comercial que están sufriendo la pandemia.

Incidió en que se afronta este proceso «con seriedad, rigor, entereza», pero también con «esperanza» y se mostró convencido de que con la Junta, con la sociedad, todos los gobiernos autonómicos y el de España se logrará superar en 2021 «al maldito bicho».

El presidente de la Junta recordó que ya el año pasado se tuvieron que tomar medidas para proteger la vida y la salud de las personas o proteger el sistema hospitalario haciendo «el menor daño posible a la economía» y aseguró ser consciente de la «dureza» de las medidas, pero las ve «inevitables» y cree que además se han demostrado «claramente eficaces» en la protección de la vida y la salud de las personas, tras lo que subrayó que los datos económicos muestran que la situación en Castilla y León es «menos mala» que en el conjunto del país.

Fernández Mañueco explicó que se pusieron en marcha dos planes de choque y dos líneas de crédito y liquidez para empresas el año pasado y ya en este ejercicio se va a poner en marcha un plan de choque de 20 millones de ayudas directas, fundamentalmente para la hostelería, y a partir de ahí siguen trabajando con todos sectores para ver de qué manera pueden seguir ayudando y colaborando.

A este respecto, tras poner como ejemplo lo que ha ocurrido en otros países de Europa, apuntó la necesidad de que el Gobierno central ejerza su labor de liderazgo y apueste con claridad por la puesta en marcha un plan de choque que ayude a la reestructuración y reformulación del sector hostelero y ha vuelto a ofrecer la colaboración de la Junta.

Alfonso Fernández Mañueco recuerda que ya se pusieron en noviembre medidas «difíciles» pero que fueron necesarias y añadió que en esta ocasión, a petición expertos que piden prevención y anticipación, se han puesto en marcha las nuevas medidas lo antes posible para que sean eficaces.

Mañueco siente «dolor» por los cierres, pero los justifica en los 7.000 fallecidos