jueves 04.06.2020
Situación laboral

Un marzo negro acaba con 1.183 empleos menos y el paro crece en 1.590 personas

Los datos anticipan un drástico aumento del desempleo en abril, cuando se contabilice el efecto del parón total de actividad
Dos hombres observan ofertas de empleo en una oficina del Sepe. JESÚS F. SALVADORES
Dos hombres observan ofertas de empleo en una oficina del Sepe. JESÚS F. SALVADORES

Los datos de paro y afiliación del mes de marzo son un avance de la evolución que seguirá el mercado laboral en las próximas semanas por la paralización de actividad económica a causa de la pandemia del coronavirus, y anticipan ya una situación que las organizaciones empresariales no han dudado en advertir de que será dramática. Las primera medidas de cierre de negocios se tomaron el 12 de marzo, y sólo desde ese día hasta final del mes la provincia perdió un 3,09% de sus puestos de trabajo. En el conjunto del mes acabó sumando 1.590 parados a su registro oficial, mientras se destruyeron 1.183 empleos.

Una nómina laboral en la que no se contabilizan los afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo presentados hasta ahora, que a día de ayer afectaban ya a 19.327 personas en la provincia.

En un mes en el que tradicionalmente remontan las contrataciones, la realidad es que la cifra de parados vuelve a niveles de hace un año en la provincia, con 31.071 personas apuntadas en el Servicio Público de Empleo (Sepe). Desde mayo del año pasado el número de parados se había mantenido por debajo de las 30.000 personas.

Tendencia

León es la única provincia del país con menos parados que hace un año

La desaparición de muchos contratos de trabajo temporales y por obra o servicio, debido a la paralización de toda actividad no esencial desde el lunes, amenaza con una remontada del paro que ya a día de hoy, sólo con que contabilizasen los afectados por Erte, superaría el máximo de parados registrado en León durante la recesión económica: los 48.948 parados de marzo de 2013.

Ello a pesar de que, en cifras interanuales, León es la única provincia del país que conserva una ligera mejora del desempleo: 84 parados menos que hace un año. En el resto de las provincias ha crecido el paro.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, el parón económico deja la cifra de afiliados en 156.025 cotizantes. La mayor pérdida de puestos de trabajo se da en el Régimen General, que pierde 1.191 cotizantes; y paradógicamente el de autónomos registra siete más que el mes pasado, aunque prueba de su situación es que ha perdido 803 cotizantes en los últimos doce meses.

Gráfico del paro. RUBÉN GONZÁLEZ
Gráfico del desempleo y Segurdad Social. RUBÉN GONZÁLEZ

Por sectores de actividad, donde más creció el desempleo es en el sector servicios, que suma algo más de un millar de nuevos desempleados en un mes tradicionalmente marcado por las contrataciones para hacer frente a la actividad de Semana Santa. En construcción también subió el paro, con 337 nuevos demandantes, a pesar de que la cifra no recoge el efecto de la paralización de todas las obras, que se decretó desde el pasado lunes.

Por lo que se refiere a las contrataciones, se registraron en marzo en León 6.939 contratos, 2.333 menos que el mes anterior, y 2.881 menos que en el mismo mes del año anterior.

En Castilla y León el paro registrado subió en 8.921 personas en marzo con lo que la cifra de desempleados en la Comunidad vuelve a superar la barrera de los 150.000 y se sitúa en 152.644.

A nivel nacional la Seguridad Social perdió 833.979 afiliados al cierre de marzo por el impacto del Covid-19, marcando así la mayor caída de su historia y dejando el número de cotizantes en 18,4 millones. La cifra de afiliación a cierre de mes refleja mejor lo ocurrido que la media mensual -la que se facilita habitualmente y que deja el descenso de marzo en 243.469 afiliados- ya que el impacto de la pandemia del coronavirus se empieza apreciar de forma notoria a partir del día 12. En cuanto al paro, el Sepe sumó 302.265 nuevos demandantes, lo que deja el total de parados en 3,54 millones en la mayor subida del desempleo mensual de la historia.

Un marzo negro acaba con 1.183 empleos menos y el paro crece en 1.590 personas