lunes. 15.08.2022

En los seis primeros meses de este año la Cámara de la Propiedad Urbana de León registró un total de 1.311 contratos de arrendamiento de viviendas, mientras que en todo 2021 se firmaron 2.439 alquileres (apenas 2.019 en 2020). Con todo, no se llega a los niveles de actividad de 2018 y 2019. En la zona de la capital y su alfoz el alquiler medio de este último período fue de 422,38 euros, lo que supone acelerar un incremento que se había producido de forma más moderada desde 2017, cuando el alquiler medio estaba en algo más de 373 euros. El 34% de las viviendas firma una renta mensual de algo más de 457 euros; y otro 29$ de casi 370 euros. Las que están por debajo de 300 euros son ya apenas un 13% (fueron en todo caso 176 en seis meses); mientras que las de entre 500 y 700 euros son un 21%, 270 pisos. Sólo 37, un 3%, pagan más de 700 euros al mes. Estas cifras medias están alrededor del 35% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), y este es el porcentaje máximo de ingresos que se recomienda dedicar a la vivienda. «Se supone que nadie cobra menos, aunque ahí está la precariedad. Pero León no es una ciudad cara para vivir de alquiler», señala Miguel Ángel Sánchez.

Más de 1.300 contratos, y en el 35% del SMI