viernes 16/4/21
LAS REFORMAS DE WERT

Más de 34.000 niños que estudian Religión en León volverán a rezar en el colegio

El nuevo currículo evalúa la memorización de oraciones y expresar la gratitud a Dios

Más de 34.000 escolares leoneses que estudian Religión en los colegios de la provincia tendrán que volver a rezar. Así se desprende del nuevo currículo para esta asignatura, que recupera la Lomce como oferta obligatoria en los centros y que computa como una más en el expediente académico, y que ha sido recientemente aprobado por la Conferencia Episcopal Española. El currículo, ya publicado en el Boletín Oficial de Estado, ha generado polémica entre los que están a favor y los que opinan que la enseñanza de la religión debería formar parte del ámbito familiar.

En la provincia de León, según los últimos datos recogidos por la Delegación Provincial de Educación, hay más de 34.700 estudiantes que han escogido la asignatura de Religión. Es decir, más de la mitad de los 63.000 matriculados en todos los niveles. Gran parte de estos estudiantes están cursando sus estudios en los centros concertados —cerca de 20.000— y dentro de los cursos de Primaria, en las escuelas públicas, el grueso se concentra entre los pequeños que aún no han hecho la primera comunión. En Secundaria y Bachillerato, la matrícula va decreciendo.

El currículo

Con la Lomce, Religión vuelve a contar como una asignatura normal a la hora de contar en la nota del expediente académico y con el currículo presentado por la Conferencia Episcopal Española a partir de ahora, entre los contenidos evaluables para los alumnos de primero de Primaria está ser capaz «de memorizar y reproducir fórmulas sencillas de petición y agradecimiento» y, para los de tercero, «poner en común con sus compañeros oraciones que la comunidad cristiana utiliza cotidianamente».

El hecho de que también se haya retirado, como existía en el anterior currículo, la mención a otro tipo de confesiones religiosas y que el niño deba «expresar de forma oral y gestualmente, de forma sencilla, la gratitud a Dios por su amistad», y que además, debe comprender «la incapacidad de las personas para alcanzar por sí mismas la felicidad» ha levantado duras críticas entre los que piensan que la enseñanza de la Religión se centra en el aprendizaje de la doctrina católica, dejando de lado su enseñanza como un legado histórico y cultural y su comparación con otras confesiones.

Más de 34.000 niños que estudian Religión en León volverán a rezar en el colegio