lunes 23.09.2019
ÉBOLA EN ESPAÑA

Más confusión sobre Excálibur

El perro seguiría en el domicilio de la contagiada por ébola y de momento no habría sido sacrificado
Más confusión sobre Excálibur

Excálibur, el perro de la mujer afectada por el virus del ébola, sigue en el interior del domicilio de la paciente aunque el abogado del presidente de la asociación Mascoteros Solidarios, el veterinario Carlos Rodríguez, que se ha hecho cargo de la custodia del animal, cree que finalmente lo sacrificarán. El Hospital Veterinario de la Universidad Complutense de Madrid ha desmentido que el perro haya recibido una inyección letal.

Según ha declarado a los medios el abogado, se han desestimado los dos recursos presentados para evitar la muerte del can, por lo que opina que es "seguro" que le practicarán la eutanasia.

Una resolución de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ratificada ayer por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Madrid, ordenó proceder a la eutanasia del animal y al traslado y posterior incineración del cadáver, a pesar de la negativa del marido de la mujer infectada.

Ante el edificio donde viven ambos se han concentrado numerosos manifestantes y curiosos, y una treintena de policías con material antidisturbios ha rodeado la entrada al garaje de la urbanización, en la avenida del Pinar 35, en Alcorcón.

De nada le valdrá el medio millón de firmas recigidas en apenas una horas. Tampoco el llamamiento del marido de Teresa Viejo, contagiada por el ébola al atender al misionero y médico leonés Manuel García Viejo. Ni el apoyo de decenas de famosos. Ni las advertencias de los máximos expertos en ébola asegurando que bastaba con ponerlo en cuarentena. 

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Madrid ha autorizado a la Consejería de Sanidad a entrar en la vivienda de la enfermera contagiada del ébola para que se proceda a coger al perro del matrimonio para su sacrificio, "para evitar su sufrimiento, utilizando las medidas de bioseguridad y biocontención adecuadas a este riesgo".

Operarios de la Comunidad de Madrid se han llevado al mediodia al perro Excálibur del domicilio del matrimonio aislado en el hospital Carlos III por el virus del ébola. La cincuentena de vecinos y animalistas que desde anoche han hecho guardia ante el portal del matrimonio, en Alcorcón, han visto llegar la ambulancia para retirar al animal y han tratado de impedirlo, cosa que la policía ha evitado cargando contra los manifestantes.

El Gobierno de la Comunidad decretó este martes el sacrificio del animal por orden judicial. Desde que se supo, decenas de personas se han acercado al domicilio para evitar que se llevaran a Excalibur. Además, cientos de miles personas han firmado una petición en Change.org para que el perro no muera y que este mediodía ya contaba con casi 500.000 firmas. El marido de la auxiliar de enfermería contagiada ha grabado un vídeo donde pide que su mascota no sea sacrificada.

Más confusión sobre Excálibur