lunes 23.09.2019

Más de la mitad de los reclusos que tiene Villahierro son reincidentes

dl


Más de la mitad de los presos que cumplen pena en las cárceles de Castilla y León son reincidentes: 1.763 de un total de 3.336.


Los datos facilitados a Efe por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior ponen de manifiesto que en la cárcel de Villahierro, en Mansilla de las Mulas, la sombra de la reincidencia persigue al 54,5 % de los internos: 419 de 768. Algunos son tan conocidos como David Oubel, el parricida de Moraña (Pontevedra), el primer sentenciado a prisión permanente revisable tras asesinar a sus hijas con una radial.


La población reclusa en las cárceles de la Comunidad dibuja una línea descendente. Las estadísticas de Instituciones Penitenciarias ponen de manifiesto que los 3.335 presos actuales son un 2,7% menos de los que había al término del año 2018 y un 18,3% menos de los que figuraban en 2017, cuando se superaba la barrera de los 4.000.


Diez años antes, en 2019, los presos en Castilla y León sumaban más de 6.200. A partir de ahí, el Congreso de los Diputados aprobó dos reformas del Código Penal, que provocaron una significativa y progresiva reducción del número de personas entre rejas.


La primera hacía referencia a las condenas a los narcotraficantes.

Más de la mitad de los reclusos que tiene Villahierro son reincidentes