viernes 22/10/21

Mascarilla, distancia, ventilación y una comunidad vacunada

Los centros educativos no relajarán las medidas covid a pesar de la vacunación

Pese al buen ritmo de la vacunación, el tercer curso escolar en pandemia comenzará con unas medidas similares al anterior —mascarilla, ventilación y distancia—, según se acordó en la Sectorial de Educación, en la que la ministra Pilar Alegría pidió «no bajar la guardia».

Durante la reunión extraordinario para abordar el inicio de las clases, Alegría subrayó que la relajación de las medidas anticovid en los centros educativos sólo será posible si mejora la situación epidemiológica y en el caso de que así lo autoricen las autoridades sanitarias.

La ministra pidió además a las comunidades autónomas que sitúen «en primera línea» a la educación en referencia a que entre septiembre y noviembre próximos recibirán unos 13.500 millones de euros para hacer frente a los efectos de la pandemia.

Estos fondos, consignados en los Presupuestos Generales del Estado de 2021, no tienen carácter finalista sino que están destinados a servicios esenciales como políticas sociales, sanidad y educación.

Las comunidades y el Gobierno abordaron el protocolo consensuado en mayo pasado con Sanidad, en el que una de las novedades fue la posibilidad de reducir la distancia interpersonal en las aulas de 1,5 metros a 1,2 metros; muchos gobiernos regionales han optado por ello, pero no el de Castilla y León.

Durante la reunión, Galicia pidió que se tenga en cuenta «el nivel de vacunación» de los alumnos en la vuelta a las aulas, pues en semanas «el 100% de los alumnos mayores de 12 años» van a estar inmunizados contra el covid-19.

Una petición que puso encima de la mesa también el consejero madrileño, Enrique Ossorio, de modo que se atienda este criterio en el diseño de las medidas sanitarias a aplicar en el sistema educativo para el próximo curso escolar.

«Obviamente, tiene que tener un reflejo», reivindicó el representante del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo, pues la anterior vez la mayoría de los docentes y de los estudiantes no estaban vacunados contra el coronavirus, al contrario de lo que ahora ocurre. «Creemos sinceramente que esos semáforos (de niveles de alerta) están totalmente desfasados», insistió Ossorio.

Otra de las sugerencias llegó de la mano del Departamento de Educación de la Generalitat, que evalúa eliminar la obligatoriedad de hacer cuarentena a los alumnos mayores de 12 años que ya estén vacunados, en el caso de que aparezca un positivo en su grupo estable. «Lo estamos estudiando con el Departamento de Salud, y probablemente no tendrán que hacer cuarentena», afirmó el conseller Josep González Cambray.

La ministra, por su parte, recordó que el curso pasado la presencialidad fue generalizada en al menos hasta tercero de Educación Secundaria Obligatoria y el objetivo es extenderlo ahora a todas las etapas gracias a la vacunación en entornos «seguros y saludables».

En su opinión, «evidentemente» hay que mantener las medidas de prevención como el uso de la mascarilla, el lavado de manos, la ventilación natural, la limpieza de los centros y los grupos burbuja en Infantil y Primaria, pero serán las autonomías las que podrán modular las medidas en función de la situación epidemiológica y las decisiones de Sanidad. En todo el país, algo más del 60% de los mayores de 12 años tienen una dosis y el 16 % tiene la pauta completa de la vacuna.

Con respecto a la conveniencia de elaborar un registro de vacunados con docentes y alumnos, la ministra se remitió a Sanidad, igual que a la petición que realizaron Galicia y Madrid sobre la inclusión del criterio de la vacunación en los escenarios de riesgo.

En cuanto a la demanda de la comunidad educativa y sindicatos de mantener las ratios de alumnos por clase igual que el año anterior —más reducidas para frenar los contagios—, la ministra ha reiterado el esfuerzo inversor del Gobierno central para educación.

Mascarilla, distancia, ventilación y una comunidad vacunada
Comentarios