jueves. 01.12.2022
Laboral

La mayor oferta de empleo público en una década arrastra opositores mayores de 50 años

Las plazas de este ejercicio, entre Estado y Junta, suman más de 10.000 vacantes, aunque aún hay convocatorias pendientes
Carmela Rodríguez Martínez, con algunas de sus compañeras de estudio en La Academia. MARCIANO PÉREZ

La oferta de empleo público sigue saliendo y aunque las convocatorias están pendientes, las oposiciones se han convertido en un gancho para salir adelante y conseguir un empleo verdaderamente estable. Por este motivo, el perfil del opositor ha cambiado y cada vez las academias reciben a aspirantes de más edad, que incluso sobrepasan los 50 años y que dejaron hace años el hábito de estudio. A pesar de la crisis sanitaria y económica, las administraciones han mantenido su oferta —en 2012 se congelaron las oposiciones— y entre las plazas que este año ya ha hecho públicas el Estado, con más de 9.000, y las de la Junta que podría superar las 1.800, incluidas las de Sanidad y Educación y aunque algunas se están aún negociando con los sindicatos, la oferta total superará las 10.000, a las que hay que ir sumando las que sacan las administraciones locales o la propia Universidad de León, que son ofertas mucho más pequeñas y las que están pendientes de convocarse de 2019 y de años anteriores.

Trabajo estable

Los aspirantes a una plaza de funcionario están «a lo que salga» y no tienen un objetivo concreto

El responsable de Administración General de Csif, Mariano Prieto, de hecho tiene dudas de que la Junta sea capaz de sacar las plazas que tiene pendientes de 2017, 2018 y 2019, a lo que añade que con la llegada de la pandemia «los índices de temporalidad en la Administración han subido exponencialmente», denunciando que en algunos casos, como en las residencias, pueden afectar incluso al 90% de los empleados.

«Es una época de completa incertidumbre, porque aún hay plazas que no se han convocado, pero hemos pasado cosas peores», confirman desde La Academia Cristina Ampudia y Concesa Tagarro, en relación a la paralización de convocatorias de hace casi un decenio, y teniendo en cuenta que, aunque las pruebas no se celebren en 2021, las administraciones tienen un plazo de tres años para ello.

Menos posibilidades

Los ayuntamientos o la Universidad completan la oferta de vacantes en la provincia

Recién titulados, trabajadores, padres y madres de familia y gente de cada vez más edad. El perfil del opositor es muy variado y desde La Academia concretan que no tienen un objetivo predeterminado, «quieren lo que salga». De hecho, las codirectoras de este centro inciden en que los que se inician en el mundo del empleo público muchas veces acuden al centro una vez se ha realizado la convocatoria. «Los que nunca han preparado una oposición esperan a que haya movimiento y esto no puede ser, porque si esperan hasta el final no les da tiempo a prepararse», indican. Otro de los objetivos que suelen tener los opositores es que preparar una prueba «para quedarse en León», aunque las responsables de La Academia precisan que, el primer objetivo es aprobar y conseguir la plaza y, que el destino, es algo que se consigue con los años. Las academias también han tenido que adaptarse a los tiempos de covid y los que mantienen la formación presencial han reducido ratios y organizado horarios, aunque la mayoría ha apostado por las clases online.

La mayor oferta de empleo público en una década arrastra opositores mayores de 50 años