lunes 16.09.2019
ESTUDIO CIENTÍFICO

Mayores que hacen de ‘cobayas’ en un plan pionero de la UE

Son los únicos españoles en los que se testarán los beneficios del ejercicio para la vejez
Mayores que hacen de ‘cobayas’ en un plan pionero de la UE

¿Es usted capaz de caminar 200 metros sin ayuda y subir las escaleras hasta un primer piso?. ¿Está motivado a hacer cambios saludables en su vida en relación con la dieta, el ejercicio físico y el bienestar mental?. Estas dos preguntas forman parte del ambicioso curso piloto que se está desarrollando en el Centro Cívico de Navatejera para determinar el mejor camino contra el envejecimiento. Una veintena de mayores de 61 a 80 años de edad de Villaquilambre han decidido dejarse investigar y colaborar con una experiencia que también incluye dinámicas grupales mediante el movimiento para lograr desbloqueos a nivel mental, refuerzo de la memoria y actividades en el exterior.

Las conclusiones que se recojan sobre las variables que contribuyen al envejecimiento y las que pueden retardarlo formarán parte de un manual y de un planificador personal de salud on line que impulsa la Comisión Europea, a través del denominado Lifelong Learning Programme. Villaquilambre es el único municipio de España que participa en el reto de la Unión Europea para encontrar las medidas que deben adoptar los mayores para mantener una vida sana y activa. El Ayuntamiento fue seleccionado por el socio Adesper, tras un análisis de campo, «por haber desarrollado con éxito políticas de movilidad para la tercera edad», reconoció la técnica de proyectos de este organismo, Verónica Verdejo. Los otros socios que se han embarcado en el programa son de Italia, Polonia, Irlanda, Alemania e Israel.

De momento, saben que la sociedad del viejo continente está envejeciendo de forma muy rápido, y que realizar actividad física regular y moderada puede retrasar las limitaciones funcionales. Sin embargo, una alta proporción de personas mayores en la mayoría de los países llevan una vida sedentaria, de ahí que se pretenda concienciar sobre la necesidad de ‘moverse’. «El objetivo es fomentar la autonomía de las personas mayores y aportarles herramientas que provoquen cambios permanentes en su vida, porque se ha comprobado que el abandono de la actividad degenera en una vida pasiva», explica Verdejo. El primer curso intensivo finaliza el día 20 y tendrá su continuidad en mayo. Con los usuarios de Villaquilambre se pretende testar, en concreto, los contenidos sobre psicología del deporte que desarrolla la Universidad alemana de Münster, a través del denominado Active 1, estrechar el tejido social y el bienestar emocional.

El proyecto propone soluciones para los mayores con pautas de vida saludables, una nutrición adecuada y asesoramiento sobre el diseño de sus propios planes de vida saludables personales relacionados con el ejercicio seguro y efectivo. Los contenidos se difundirán con cursos para formar a futuros monitores y en la web www.vcat.de.

Mayores que hacen de ‘cobayas’ en un plan pionero de la UE