lunes 10/8/20

Una media de casi 350 pacientes cada día que alteró la pandemia

El miedo al Covid frenó casi en seco durante el primer mes de la pandemia la afluencia de leoneses con esas dolencias al área de Urgencias del Hospital, que recibió un 80% menos de ese tipo de usuarios. Una especie de milagro que logró aliviar el servicio cuando más se necesitaba para dejar espacio a la avalancha de nuevos pacientes de coronavirus que comenzaron a llegar. De modo que como en una balanza, las urgencias no Covid descendieron de las 360 habituales de media al día a 60-80, descargando de forma singular el trabajo de atención a ese tipo de pacientes, lo que permitió centrarse en los nuevos enfermos del virus, que iban añadiendo cada jornada de 70 a 120 urgencias.

Fracturas, traumatismos craneoencefálicos y lesiones corporales cayeron en un porcentaje elevadísimo. Del centenar de pacientes que acudían a Urgencias se pasó a una decena, según la estadística. Todos esos casos habituales, que prácticamente desaparecieron de las salas de Urgencias durante el primer mes de la pandemia originaron una desproporción del 80% entre las personas con síntomas que sí acudían, frente a solo un 20% de otras patologías. Hoy en día el servicio ha recuperado los niveles de demanda habituales antes del Covid. La plantilla de Urgencias está integrada por 45 médicos, 100 enfermeras, un centenar de auxiliares y otro de celadores, junto con médicos residentes. El virus varió su actividad de forma singular. Si la primera semana de enero se recibieron 3.100 urgencias de lunes a domingo cuando comenzaba la época de apogeo gripal, a comienzos de marzo la estadística ya se rebajó a 2.300 pacientes la primera semana. En número, la menor se produjo en abril, con 890. Cifras que evidencian el ‘frenazo’ que impuso el temor al Covid a los leoneses a la hora de optar por acudir a tratar sus dolencias al Hospital.

Una media de casi 350 pacientes cada día que alteró la pandemia