martes 17/5/22

De la investigación sobre esta violencia en el ámbito familiar se extraen interesantes conclusiones.

La media de edad de los hijos/as es de 15 años y medio.

La media de edad de los progenitores es de 46 años y medio.

El 71,11% presenta el problema cuando los adolescentes tienen entre 12 y 18 años.

En el 63% la violencia era ejercida por los hijos y en el 37% por las hijas.

El 30,53% se trata de hijos o hijas únicos.

En el 74,01%, los agresores han disminuido su rendimiento escolar.

En el 16,81% de los casos, los hijos han sufrido acoso escolar.

En el 64,35%, los hijos/as presentan algún tipo de adicción.

En el 40,87%, los violentos han sido testigos de violencia.

Más de la mitad de las personas forma parte de familias nucleares, seguido de un 26,5% que son familias monoparentales maternas.

La media de edad se sitúa en el ámbito de los quince años