sábado 18/9/21

Menos líneas, más frecuencias y el intercambiador fuera del centro

El molde administrativo que se escoja al final debe permitir que cuadre la entrada de los ayuntamientos interesados en el servicio. Pero el Ayuntamiento de León tiene claros tres objetivos que marcarán el nuevo modelo de transporte público: se reducirán las 13 líneas con itinerarios más circulares, se aumentarán las frecuencias para reducir los tiempos de espera actuales y se acabará con el intercambiador de Santo Domingo. El trabajo se centra ahora en definir cuáles serán las líneas que se atiendan con este contrato unificado. En las anteriores reuniones de trabajo se apuntaron cinco enclaves básicos en los que, de acuerdo a los estudios técnicos, se concentran la mayoría de los movimientos de entrada y salida a la capital: Trobajo del Camino-San Andrés del Rabanedo, Villaobispo-Villamoros, Navatejera-Villaquilambre, La Virgen del Camino y el polígono de Onzonilla. Aunque, por encima de estos, hay otros consistorios que ya han mostrado su interés en formar parte de los recorridos, como Sariegos.

La idea pasa por que todas estos puntos se incluyan dentro de la red de autobuses rojos que entren en la capital como hasta ahora. Los azules, que darían servicio a los otros municipios que no participen en la gestión integrada, tendrán como punto de llegada un intercambiador fuera del centro de la ciudad. Aunque todavía no está cerrado el documento, en los borradores se apunta como núcleo principal la estación de Sáenz de Miera.

El plan añade un condicionante que depende de Europa. El Ayuntamiento y la Junta han solicitado a los fondos Next Generation una subvención de hasta 69 millones para la modernización del transporte, con gestión tecnológica y vehículos no contaminantes alimentados con electricidad o hidrógeno. Por ahora no se cuenta con ello. Si llegara daría un impulso dentro del esquema de funcionamiento elegido.

Menos líneas, más frecuencias y el intercambiador fuera del centro