viernes 05.06.2020
Estadísticas

Un millar de leoneses se jubilará antes por haber hecho la mili

También podrán adelantar el retiro quienes prestaron servicio como objetores de conciencia
Los últimos reclutas juraron bandera en León el 7 de abril de 2001. JESÚS F. SALVADORES
Los últimos reclutas juraron bandera en León el 7 de abril de 2001. JESÚS F. SALVADORES

Desde 2018, 1.154 leoneses se han acercado hasta la Subdelegación de Defensa para solicitar el certificados del Servicio Militar. Un documento que permite a todos aquellos que hicieron la mili computar hasta un máximo doce meses en sus años de cotización para llegar al mínimo exigido para solicitar la jubilación anticipada. Además, a los funcionarios, también les suma para conseguir trienios, ya fuera voluntaria u obligatoria.

«La blanca», como se conocía entonces al documento que se entregaba a los reclutas tras prestar el servicio y que certificaba su paso por las Fuerzas Armadas, sólo es válida a efectos de que el ciudadano llegue al mínimo exigido de cotización, ya que este periodo no cuenta para otros cálculos como la base de cotización ni la pensión a la que se tiene derecho y por un periodo máximo de un año. El cómputo varía en función de la época en la que se realizó el servicio militar y que desde 1970 fue reduciendo los meses de obligatoriedad, que se quedó en nueve desde 1992 hasta el 2001, cuando los últimos quintos fueron llamados a filas, sin embargo, desde 1941 a 1969, los reemplazos de soldados eran de dos años obligatorios.

Máximo un año

El justificante de «la blanca» debe solicitarse en la Subdelegación de Defensa de León

La Ley General de la Seguridad Social, aprobada en octubre de 2015 establece, para el caso de las jubilaciones anticipadas y parciales, que a los efectos de alcanzar los periodos mínimos exigidos de tiempo cotizado se computa el periodo de prestación del servicio militar obligatorio o de la prestación social sustitutoria, establecida para aquellos que se declaraban objetores de conciencia, con el límite máximo de un año. Sólo deben solicitar el certificado aquellos que no conserven el original. Son las subdelegaciones de Defensa correspondientes, quienes se encargan de hacer los trámites ante los mandos de personal de cada uno de los dos ejércitos, Tierra y Aire, y Armada para recabar la información de cada recluta.

El hecho de que, tras la crisis económica que arrancó en 2008, los mayores de 50 años se quedaran sin posibilidad de reengancharse al mercado laboral, provocó que se comenzaran a buscar alternativas para llegar a los años cotizados. Así, desde entonces, la media de los leoneses que solicitan el certificado de «la blanca» a Subdelegación de Defensa asciende a una media de 500 al años, ya sea del certificado de la mili como del servicio social sustitutorio.

Para poder solicitar el computo de los meses dedicados al Ejército español se debe presentar, junto con el DNI, la cartilla militar —conocida como la «blanca» por su color— aunque en el caso de que el solicitante la haya perdido, podrá solicitar esta documentación indicando dónde estuvo destinado y el año de su incorporación a filas. Otra de las cuestiones a tener en cuenta es que el cómputo del tiempo realizado de más en la mili se hará como soldado, siendo el grupo de cotización más bajo dentro del Ejército, por lo que también podría influir en el saldo final a la hora de redondear la pensión.

Un millar de leoneses se jubilará antes por haber hecho la mili