domingo. 26.06.2022

La UPL se ha quedado de manera oficial sin representación en la Diputación Provincial de León. El presidente, Eduardo Morán, firmó el decreto que decreta el paso a no adscrito del diputado Matías Llorente, quien se desvinculó de la disciplina leonesista tras no aceptar la orden de romper el pacto con el PSOE. Más allá de la consideración formal, el movimiento hace que el partido no tenga consideración como grupo político y pierda las dos asignaciones con las que contaba: la retribución para gastos de funcionamiento y el trabajador de confianza.

La pérdida de la partida de gastos de funcionamiento descuenta 825 euros mensuales de la cuenta de gastos de la Diputación Provincial. La partida sale del componente fija que tienen cada uno de los partidos con representación, que asciende a 600 euros, más el variable por cada uno de los miembros, que se fija en 225 euros. Su aplicación hace que el PSOE percibe cada mes por estos conceptos 3.300 euros, el PP 2.475 euros y Ciudadanos 825 euros, mientras que los leonesistas se quedan a cero en esta cuenta, que tampoco percibirá Matías Llorente en su consideración como no adscrito.

La segunda consecuencia afecta al secretario que tenía la UPL en la institución provincial. Sin consideración como grupo político, el decreto firmado por Eduardo Morán determina la rescisión contractual de Miguel Ángel Lozano, alcalde de Matadeón de los Oteros secretario de Organización de la ejecutiva leonesista. El hasta ahora personal de confianza fue uno de los mayores defensores dentro del partido de que se rompiera el pacto por el incumplimiento por parte de los socialistas de las condiciones firmadas en el verano de 2019. Esta postura ha tenido como consecuencia al final su destitución, después del paso a no adscrito de Llorente que había solicitado tanto el afectado como el partido.

Morán retira a la UPL la asignación para gastos del secretario de grupo político
Comentarios