lunes 23.09.2019
TRIBUNALES

Multado con 1.200 euros por disfrazarse de Mozart para poder cobrar una deuda

Multado con 1.200 euros por disfrazarse de Mozart para poder cobrar una deuda

El Juzgado de Instrucción número 5 de León ha condenado a un individuo a pagar una multa de 1.200 acusado de un delito leve de coacciones, por disfrazarse de Mozart para exigir a una farmacéutica el pago de una deuda que le reclamaba en nombre de una compañía de cobro de morosos.

El apartado de hechos probados de la sentencia subraya que los hechos se produjeron día 12 de julio de 2017. El penado, trabajador autónomo y colaborador de una empresa de cobro de deudas, acudió a una farmacia de León y tras requerir a su propietaria para el abono de una deuda, que además era un error, salió a la calle y se disfrazó de Mozart y con un maletín que contenía la inscripción ‘Cobro de morosos’ se paseó constantemente por la calle y frente al escaparate de la farmacia llamando la atención de los clientes de dicha farmacia y siendo requerido por la demandante para que abandonara el lugar, antes de acabar llamando a la policía.

De la carga probatoria del juicio se desprende que el denunciado desplegó cerca de la denunciante una conducta dirigida a presionarle, ya al pago, y al reconocimiento de una deuda que mas tarde tanto el denunciante como el representante de la empresa de cobros reconocieron que no era de la denunciante.

Compulsión moral

«Esa compulsión, en este caso, de orden moral, carecía de fundamento, era ilegitima y afectó al ánimo de la denunciante, inquietándole y perturbando su derecho a conducirse y desarrollar su vida con sosiego y tranquilidad y, por eso, que merezca ser penalmente reprobada, a titulo de delito leve de coacciones», por el que se impone la multa según especifica la sentencia.

En lo relativo a la cuantificación de ese daño moral, «es atendiendo al carácter leve de la infracción por la que viene condenado el denunciado y a que, en consecuencia, no ha podido producir en la denunciante un menoscabo moral de una significada relevancia, como consideramos excesiva la indemnización de 6.000 euros reclamada para establecer, prudencialmente, en su favor una indemnización de 1.200 euros», estipula la sentencia.

Del pago de esa indemnización deberá responder el denunciado y condenado y subsidiariamente la empresa para la que trabajaba el denunciado que le daba instrucciones sobre las personas a las que debía visitar.

Multado con 1.200 euros por disfrazarse de Mozart para poder cobrar una deuda