martes 31.03.2020
Gestión de basuras

Multas para los hosteleros del casco histórico que no dejen el vidrio a la puerta

Los contenedores quedan en la vía hasta su recogida a las 05.00 horas
Los contenedores son ya parte del paisaje de madrugada y, en algunos casos, se aprovechan para todo residuo. DL
Los contenedores son ya parte del paisaje de madrugada y, en algunos casos, se aprovechan para todo residuo. DL

La procesión acompaña a los que se retiran para casa después de la fiesta. En su tránsito, los que vuelven de juerga se pueden guiar por los contenedores colocados a modo de mojón en la puerta de los establecimientos de hostelería del casco histórico. Aquellos que esperen un poco, incluso pueden acompañar al camión que, a partir de las cinco de la madrugada de los lunes, miércoles, sábados y domingos, hace el recorrido dentro del nuevo sistema de recogida del vidrio. Si hay suerte, todos los residuos estarán en el cubo, aunque cabe la opción de que el vandalismo los disemine a pedazos por la calle, como alertan los hosteleros, que han empezado a recibir cartas firmadas por el concejal de Desarrollo Urbano, Luis Miguel García Copete, en las que les advierten de que se exponen a multas de entre 50 y 45.000 euros si no cumplen con el nuevo modelo de funcionamiento al que «quedan obligatoriamente adheridos todos los establecimientos ubicados en los barrios Húmedo y Romántico generadores de vidrio usado».

húmedo2

Los hosteleros, que ya se habían quejado de que el anterior horario de recogida de mediodía hacía que el camión cruzase por las terrazas cuando más llenas estaban, insisten en que «parece que dejar el vidrio en los contenedores en plena calle no parece la mejor solución». «No cabe duda de que el sistema de recogida puerta a puerta es una maravilla, aunque si se deja fuera puede generar problemas», como señala el presidente del colectivo provincial, Martín Méndez, quien abunda en que también hay la opción de que los camiones de Ecovidrio «pasen a las 11.00 horas a retirar los contenedores», aunque admite que «habrá que ajustar el funcionamiento porque incluso los barrenderos ya han empezado a quejarse de que se encuentran las calles llenas de vidrios rotos».

Funcionamiento

Los hosteleros reclaman que se hagan ajustes y alertan del peligro de que queden ahí durante horas

Los responsables del Ayuntamiento de León insiste en que el sistema es «la mejor opción y la más cómoda para los establecimientos», como explica en la misiva enviada, en la que apostilla que «los contenedores tipo iglú existentes en las vías públicas se mantendrán para dar cobertura los días que no se realiza este servicio y para uso general de los vecinos». En la carta, el concejal de Desarrollo Urbano recalca que «el procedimiento de inspección se basará en una primera visita por parte del personal del servicio de recogida del vidrio», en la que si el resultado «es negativo por detectarse algún incumplimiento se realizará un primer aviso» y se le otorgará «un plazo para subsanarlo». Pero, «en la segunda visita, el personal de recogida de vidrio será acompañado por un inspector del Ayuntamiento o de la Patrulla Verde» y, en caso de «persistir la infracción, se procederá a iniciar expediente sancionador al titular». La cuantía dependerá de si es leve, que va de 50 a 900 euros, o grave, en caso de reincidencia en el comportamiento irregular, que se marcan de 901 a 45.000 euros.

húmedo3

El sistema se implanta de manera obligatoria para todos los locales que se acumulan en la ciudad antigua, salvo que haya establecimientos que «deseen gestionar sus residuos por sus propios medios, que se acreditará en su caso ante el Ayuntamiento», como apuntan los responsables municipales, que inciden en que el resto deben cumplir con las normas marcadas para el puerta a puerta. Allí deben quedar los contenedores para que pase el camión a recogerlos a la misma hora que se retiran los últimos de la fiesta.

Multas para los hosteleros del casco histórico que no dejen el vidrio a la puerta