lunes 23/5/22
                      La casa del número 29 es una de las dos señaladas. FERNANDO OTERO
La casa del número 29 es una de las dos señaladas. FERNANDO OTERO

Al ritmo que permite la dotación de fondos para los expropiatorios, la muralla se desprende de los añadidos que se anquilosaron entre los cubos. Ese margen monetario encuentra disponibilidad ahora, gracias al remanente de tesorería que quedó de las inversiones no ejecutadas en 2020, para impulsar el derribo de dos de las casas apegadas a la fortificación romana. Los inmuebles de los números 9 y 29 de la carretera de los Cubos desaparecerán a lo largo del próximo año del único monumento romano que sigue en pie en la ciudad. Aunque con retraso, de acuerdo al plan especial que marcaba en 2008 un plazo de 10 años para completar la liberación, el Ayuntamiento avanzará en el objetivo con otros 240.000 euros más, mientras quedan otras cuatro casas pendientes en el entorno.

El inicio del expropiatorio quedó santificado ayer por la junta de gobierno local, después de que todos los partidos hubieran aprobado ya en las pasadas semanas el acuerdo en la comisión informativa de Desarrollo Urbano. La progresión se ciñe a partir de este momento a los despachos, donde se tramitará la documentación necesaria para justificar la expropiación de los terrenos, valorar con exactitud cuánto corresponde al suelo y cuánto a las edificaciones y promover la actuación. El proceso dependerá además de los propietarios, que pueden mostrar su oposición a la factura, lo que derivaría en la intercesión de la comisión territorial de valoración para que fije un justiprecio.

El largo camino no evita que la planificación se haga con el horizonte de 2023 para hacerse con los terrenos y encargar la demolición de las dos edificaciones, además de la adecuación del suelo aledaño a la muralla. La necesidad de ejecutar cuanto antes el expropiatorio se da sobre todo con la casa del número 29, situada justo en el codo de la fortificación, donde la carretera de los Cubos se convierte ya en calle Carreras. El proyecto de peatonalización de todo el entorno, vinculado a la construcción de la Ronda Interior, motiva la necesidad de hacerse con los terrenos para poder acometer de una vez toda la intervención sin remiendos posteriores.

Protección Civil

La Junta de gobierno del Ayuntamiento aprobó además, «a propuesta del alcalde, iniciar los trámites para la concesión de la Medalla de Oro de la Ciudad a la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil», según informaron desde el consistorio. El reconocimiento se fundamental en su labor desinteresada que realizan, con especial incidencia durante la pandemia.

La muralla se liberará de dos casas más en 2023 con el avance del expropiatorio