domingo 22.09.2019
Medio siglo de protección

La nietísima de Franco es una diosa en León

La Universidad restaura la estatua de Ceres de la escuela de Ingeniería Agraria para la que su autor, Víctor de los Ríos, se inspiró en Carmen Martínez-Bordiú, que fue la madrina de la primera promoción en 1970
La nietísima de Franco es una diosa en León

Durante casi medio siglo la estatua de Ceres, diosa romana de la agricultura, las cosechas y la fecundidad, se ha erigido en el jardín de la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal de la Universidad de León, extendiendo también su protección a todo aquel que circula por la avenida de Portugal. Una gran estatua de casi tres metros de alto esculpida por Víctor de los Ríos, quien usó como musa a Carmen Martínez-Bordiú, la nieta de Franco, como confirman las crónicas periodísticas de la época y el primer secretario de la escuela, Herminio Fernández Solares, quien recuerda como una comitiva de la escuela viajó junto con el escultor a El Pardo, donde fueron recibidos por la joven y su abuela, Carmen Polo de Franco, para entregarles un boceto de la obra, una réplica de unos 80 centímetros, que desde 1970 se levanta en Agrícolas.

Muchos consideraban una leyenda el hecho de que Carmen Martínez-Bordiú, conocida como la nietísima en aquella época, fuese la inspiración de Víctor de los Ríos para esta estatua, que emerge de una fuente que incluso llegó a estar iluminada con varios colores y que está escoltada por cuatro leones en posición vertical. Era habitual en la época, como comentan los antiguos de responsables de la escuela, Herminio Fernández Solares y el que fuera el segundo director del centro, Rafael de Cos Jahrling, que los artistas buscasen inspiración en la familia Franco para ganarse el favor del Régimen.

La relación de Carmen Marínez-Bordiú fue mas allá de ser la fuente de inspiración para la obra del cántabro Víctor de los Ríos, uno de los artistas más reconocidos por su imaginería religiosa, quien además de dejar en León grandes piezas para la Semana Santa, también esculpió los cuatro leones del puente sobre el río Bernesga en 1967, junto con la diosa Ceres o El Quijote del Campus. La nieta de Franco se convirtió también en la madrina de la primera promoción de la ‘Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola’, como contaba Diario de León el 10 de julio de 1970 y como recuerdan Fernández Solares y De Cos Jahrling, ese día «María del Carmen Martínez-Bordiú entregó los diplomas a la treintena de alumnos que se graduaron y después hubo una comida en el Hostal de San Marcos».

La primera promoción de ingenieros arrancó en 1967 en El Albéitar, en las instalaciones de la Facultad de Veterinaria. Los alumnos utilizaban el gimnasio para hacer las clases de dibujo y empezó con 158 matriculados, de los que finalmente sólo recibieron el diploma final de la graduación de la mano de Carmen Martínez-Bordiú 21, según cuentan los periódicos de entonces. La Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal —que recientemente ha cambiado su nombre para dar entidad a todas las titulaciones que oferta— celebra este curso su medio siglo de historia, de la mano de la diosa que es inspiración al centro. Un centro que ha estado siempre muy ligado a la provincia y a su tradición agrícola.

Herminio Fernández Solares y Rafael de Cos Jahrling también recuerdan cómo el primer director del centro, Isidoro Aguado Smoliski, que a su vez era el responsable de la Jefatura Agronómica de León, «hizo las gestiones necesarias con la junta vecinal de Armunia para que se cedieran las 16 hectáreas para la construcción de la escuela», permitiendo un espacio para el centro y una gran zona para poder hacer prácticas con diferentes cultivos. Así, remarcan que la cesión «es exclusiva» para la enseñanza de las ingenierías agrícolas y que si el centro desapareciera «se revertiría» el acuerdo. Fernández Solares y De Cos Jahrlin recuerdan también como un error provocó que no se invitara al presidente de la junta vecinal al acto con Carmen Martínez-Bordiú y, después, la dirección del centro acudió personalmente «a pedirle disculpas» para subsanar el error. También apuntan que el gobernador civil tampoco acudió al acto por desavenencias con la directiva de la escuela y se trasladó a Zamora para acudir a otr evento.

El actual director de la escuela, Pedro José Aguado, inmerso en la organización de los actos del medio siglo, recuerda que el curso 68/69 fue el primero que se impartió íntegro en la escuela de ingenierías Agrícolas, aunque los primeros alumnos compartieron clase con los obreros que remataban la actuación en el edificio. «Llegó a tener 1.500 alumnos matriculados y los años 70 fueron el boom de la escuela porque era muy fácil colocarte», remarca el primer secretario del centro.

La nietísima de Franco es una diosa en León