jueves. 11.08.2022
marciano

Santiago tiene 64 años y hace tres días ha terminado la quimioterapia en el Hospital. «Me están haciendo un estudio genético porque tengo dos hijas». Le diagnosticaron el cáncer en enero de 2013. En marzo ya estaba operado. «Me picó el pecho y me noté un bulto interno. Nunca pensé que fuera un cáncer de mama. Después de un mes fui al médico de cabecera para otra cosa y se lo comenté». Enseguida vinieron las pruebas y el diagnóstico. «Me operaron y me quitaron un pecho. Le dije al cirujano que no pensaba echar ni una puta lágrima por ésto. Me lo tomo con filosofía».

«No pienso echar ni una puta lágrima por ésto»
Comentarios