viernes 16/4/21

«Si nos cargan los gastos, se reducirá el interés»

Tomás Castro, director general de Proconsi y presidente de la Confederación Nacional de Tecnologías de la Información, explica que antes de la pandemia «la implantación del teletrabajo en España era muy reducida. Apenas unas cuantas multinacionales y compañías tecnológicas ofrecían a sus empleados este modelo. Proconsi viene haciendo teletrabajo desde el año 2000, con personal contratado en Huelva, Madrid y Lugo. Desde el comienzo de la crisis sanitaria, se ha incrementado exponencialmente el número de empresas con personal en teletrabajo y el paso se ha realizado de un modo natural y efectivo, sin necesidad de complejas restricciones burocráticas, tediosos acuerdos de carácter legal y gastos compensatorios con cargo a las compañías, que lo único que van a provocar es una reducción en el interés de éstas por este modelo productivo una vez pasada la pandemia y, por tanto, una vez más, España perderá el tren de la modernidad y la eficiencia, en favor de farragosos trámites legales, generados con no sé qué intenciones», lamenta.

Castro reconoce que «lo prioritario es el empleo y la producción, y el teletrabajo es una buena vía para su fomento. La realidad requiere de mayor flexibilidad. Con un modelo de beneficio mutuo y mutuo acuerdo para el empleado y el empleador. No es necesario legislar hasta convertir una medida ventajosa en un modelo restrictivo e inviable», subraya el responsable de Proconsi, que no está de acuerdo con que la normativa afecte a los trabajadores que desarrollen al menos el 20 por ciento de la jornada fuera del centro. «Ha de ser mucho más que eso», considera. «Con este cambio el Gobierno busca contentar a la patronal, a la que aún le sigue pareciendo un porcentaje insuficiente. Los sindicatos pretenden que se aplique desde el 1% del tiempo. Es absurdo», opina.

«Si nos cargan los gastos, se reducirá el interés»