lunes. 08.08.2022

Algunos de los médicos de Atención Primaria que participaron en el trabajo de tarde implementado a comienzos de año coincidiendo con la sexta ola admitieron que la jornada vespertina introdujo «una nueva organización, en una situación también nueva y en un momento caótico», y valoraron que «se notó en las listas de espera», ya que se atendió ese mix de problemas de salud sin resolver que se habían quedados arrinconados por el covid. Un atasco que se ha intentado corregir este año y al que no se quiere volver a dejar crecer con el actual repunte de positivos y de sanitarios de baja.

Refuerzo humano
La jornada vespertina recupera la agenda de profesionales enfermos y modula la demanda

Tanto aquel refuerzo humano, que atrajo a un centenar de profesionales entre médicos, jubilados, MIR y enfermeros, como el que se pone en marcha ahora según las necesidades de los centros de salud pretenden «ayudar a modular la demanda», dar una respuesta a los casos urgentes dentro del mismo día y dedicar mayor tiempo a los pacientes. Sanidad pretende como línea general que toda la actividad que sobrepase el horario de mañana en los ambulatorios se vea en la misma jornada por la tarde con este personal voluntario, y no dejar a pacientes en espera. La medida reconoce, además, al profesional y beneficia el paciente con una mayor presencialidad, «que es la clave de la buena asistencia», según expuso Alejandro Vázquez en la Mesa Sectorial. Sanidad busca atender la agenda programada y a demanda e incrementar la actividad presencial. El trabajo vespertino también permite asumir la agenda de profesionales de baja, que «quedaba colgada». La mayoría de profesionales entienden que para desatascar la Sanidad «hay que echarle tiempo» y entiende que ese «tiempo se pague», como se hará hasta septiembre.

Una nueva organización para no dejar que se produzcan atascos por falta de manos
Comentarios