viernes. 01.07.2022

Con más de 25 años de historia y una veintena de laboratorios en su sede de la avenida Real, Inbiotec había centrado sus trabajos en soluciones biotecnológicas de I+D+i dirigidas al incremento de la competitividad en diferentes sectores industriales como el farmacéutico, el agroalimentario o el medioambiental. El director de Cesefor confirmó lo que desde un principio se había avanzado cuando la Junta intercedió para que la fundación soriana asumiera el centro leonés: las líneas de investigación tendrán que adaptarse y diversificarse. «La idea es mantener el trabajo farmacéutica y la biotecnológica, pero también se incorporarán nuevas líneas vinculadas a los recursos naturales, que es con lo que trabaja Cesefor», explicó Sabín. De hecho, incidió en que las investigaciones centradas en el sector farma «son muy competitivas» y esto ha sido una de los obstáculos con los que se ha encontrado Inbiotec, «que se ha quedado atrás porque no ha sido competitivo, lo que finalmente provocó su entrada en el concurso de acreedores» en abril del año pasado. El nuevo enfoque de las investigaciones estarán marcados por los objetivos de Cesefor, que centra su actividad en el sector forestal bajo las nuevas estrategias bioeconomía y economía circular, para el desarrollo integral de este sector y de todas sus cadenas de valor y fomentando la sostenibilidad.

Nuevas líneas para volver a ser «punteros»