martes 24/5/22
Servicio Público de Empleo

Los nuevos Erte volverán a poner a prueba al Sepe tras despedir a personal de refuerzo

Ha cesado en León al 80% de los contratados para desatascar el servicio en plena pandemia justo en otra oleada de tramitaciones
                      Imagen exterior del edificio que alberga en la capital leonesa las oficinas centrales del Sepe, en Gran Vía de San Marcos. RAMIRO
Imagen exterior del edificio que alberga en la capital leonesa las oficinas centrales del Sepe, en Gran Vía de San Marcos. RAMIRO

Nuevos requisitos y ayudas para los Erte a partir del mes que viene para que las empresas aún en dificultades arrastradas por los efectos demoledores de la pandemia, entre ellas las del sector hostelero con el fin de la temporada estival, puedan continuar recibiendo incentivos —gracias a la prórroga fijada por el Gobierno hasta el 28 de febrero de 2022— volverán a poner a prueba al Sepe en León. El Servicio Público de Empleo Estatal ha prescindido ya en la provincia del 80% de su personal de refuerzo, cinco de ellos dejaron precisamente de trabajar hace dos días, con el fin de septiembre. Justo cuando está a punto de empezar otra oleada de trámites y papeleos con la solicitud de los nuevos expedientes obligados en el reciente Real Decreto y con el aviso a las empresas del recorte de las rebajas en las cuotas de sus trabajadores si no les imparten cursos de formación.


Actualmente, según los últimos datos del Sepe publicados a principios de septiembre, en León un total de 1.966 afiliados a la Seguridad Social se encuentran en situación de Erte, de los que 1.301 están en suspensión total. Una cifra que llegó a sumar en la provincia en los peores momentos de la crisis sanitaria a más de 20.000 trabajadores de alrededor de 6.000 empresas.


En aquel momento, ante el aluvión de peticiones de prestaciones y otros trámites derivados de estas obligadas regulaciones de empleo, el trabajo del Sepe en León se vio incrementado cerca de un 540%, confirmaron fuentes sindicales. Un fenómeno repetido en cada uno de los territorios del país que empujó al Gobierno a contratar a 1.500 interinos, sólo diez de ellos llegaron a León (con diez oficinas repartidas por toda la provincia) para atender este aluvión de trabajo. Tal y como tenía previsto el Ejecutivo Central en su calendario, este personal de refuerzo comenzó a ser cesado el pasado 30 de junio, cuando en León ya se fueron tres, mientras otros cinco lo hicieron este jueves y los dos restantes podrán mantener el empleo temporal sólo hasta el 31 de diciembre. «Ahora el trabajo en el Sepe en León está al día después del sobresfuerzo realizado durante este tiempo, pero están pendientes de los efectos del nuevo Real Decreto y la carga de trabajo que volverá a traer a las oficinas en las próximas semanas», reconoce Ana Belén Aller, responsable de Administración Central del Estado del sindicato Csif en León. 


Precisamente, esta nueva normativa gubernamental fija dos fases: los Erte vigentes mantendrán las mismas condiciones y desde 1 de noviembre habrá nuevos requisitos y ayudas que podrán estar en vigor hasta el 28 de febrero. La plantilla del Sepe en León contabiliza un centenar de trabajadores, con una edad media de 55 años, y la prevista jubilación en 2021 de 15 de ellos. Una situación que pone en jaque al servicio ante la necesidad de más personal con la mayor carga de trabajo.

Tope en el 28 de febrero

A partir del 1 de noviembre habrá nuevos requisitos y ayudas para las empresas

Precisamente, esta nueva normativa fija dos fases: los Erte vigentes podrán mantener las mismas condiciones y desde 1 de noviembre habrá nuevos requisitos y ayudas que podrán mantenerse hasta el 28 de febrero.

La plantilla del Sepe en León contabiliza un centenar de trabajadores, con una edad media cercana a los 55 años y la prevista jubilación en 2021 de 15 de ellos. Una situación que pone en jaque al servicio ante la necesidad de más personal con la mayor carga de trabajo que se avecina, así como la obligación de una modernización de su tecnología.

Los nuevos Erte volverán a poner a prueba al Sepe tras despedir a personal de refuerzo