jueves 22/10/20

El número de bajas en España se dispara un 13% y las altas caen un 15%

La Seguridad Social pagó en la nómina de agosto 9.777.556 pensiones contributivas, lo que supone 10.506 prestaciones más que en julio, pero continúa bastante por debajo de la barrera de los 9,8 millones que había sobrepasado a final de año. Supone apenas una subida del 0,22%, lo que significa una quinta parte de lo que se impulsaba el año pasado, cuando en todo momento crecía por encima del 1% e incluso llegó a alcanzar el 1,4%. Nunca en la última década el incremento de pensiones había sido tan pequeño. Desde enero hasta julio de 2020 ha habido 293.752 nuevas altas, un 14,8% menos que en el mismo periodo de 2019. Además de que hay muchas menos altas, el sistema pierde beneficiarios también por las numerosas bajas, mucho más significativas que en los años precedentes. Así, desde enero han causado baja 317.669 pensiones, un 12,9% más que un año atrás.

Pese a ello, el gasto mensual supera por primera vez en la historia la barrera de los 9.900 millones de euros en agosto (9.904,02 millones, concretamente). Sin embargo, el gasto también está creciendo muy por debajo de lo que lo hacía un año atrás: un 2,3%, lo que supone menos de la mitad de incremento que en agosto de 2019, cuando se elevaba más de un 5%. Desde que comenzó la pandemia, llevamos ya cinco meses con alzas inferiores al 3%.

Más de dos tercios de la nómina se dedicaron al abono de las pensiones de jubilación, para las que se destinaron 7.092 millones de euros, un 2,87% más que en los últimos doce meses. La Seguridad Social desembolsó además 1.710,38 millones de euros por las prestaciones de viudedad, un 1,53% más que hace un año; otros 936,23 millones para la incapacidad permanente, un 0,34% inferior a 2019; 139,8 millones para orfandad, y 25,4 millones para las prestaciones a favor de familiares. La pensión media del sistema aumentó en el último año un 2,07% hasta alcanzar los 1.012,94 euros mensuales. Mayor fue la nómina para los jubilados, que cobran de media 1.164,31 euros, un 2,15% más que el año pasado y cantidad que sigue suponiendo un distanciamiento entre las nóminas de los diferentes territorios. Pero quienes más cobran son los nuevos jubilados, a los que ingresaron de media 1.379 euros, lo que supone un 3,1% más que en 2019. E incluso los que proceden del Régimen General ingresaron por primera vez más de 1.500 euros al mes. Por su parte, la pensión media de viudedad escaló casi un 2% hasta los 727,04 euros al mes.

El número de bajas en España se dispara un 13% y las altas caen un 15%