lunes. 27.06.2022
Efectos de la pandemia

La ola de despidos en grandes empresas amenaza cientos de empleos en León

Caixabank, BBVA, Santander, Sabadell, Unicaja, Bankia, El Corte Inglés, H&M o Naturgy realizarán ajustes importantes
DL27P6F1-19-45-51-3
H&M anunció a principios de abril un Ere que afectará en España a 1.100 trabajadores. ALEX PLAVESKI

Los ajustes o despidos colectivos que llevarán a cabo varias de las principales empresas del país, que arrastraban problemas de liquidez antes de la pandemia, amenazan cientos de empleos en la provincia, pendiente aún del impacto que tendrán los planes de reestructuración que llegarán principalmente del sector financiero, ya de por sí diezmado, aunque la ola de eres también alcanzará al turismo o al textil. 

Con España a expensas del reparto de los fondos europeos, compañías estratégicas como El Corte Inglés, Naturgy, BBVA o Caixabank, entre otras, han acelerado, bajo el nuevo mantra de la digitalización, los procesos para reducir de forma notable las plantillas, a través de bajas incentivadas y prejubilaciones, aunque también habrá despidos colectivos. En juego están 29.000 puestos de trabajo en todo el territorio nacional. 

«A León le afectará bastante», alerta Ramón Jorge Martínez, responsable provincial de la Federación de Servicios en Comisiones Obreras. Pinta un escenario «desolador» y recuerda que «solo en Caja España había en 2009 unos 2.500 empleados, más de los que hay ahora en todo el sistema bancario de León». Teme que esa «sangría» continúe. 

Impacto en los pueblos
La fusión de grandes bancos reducirá el número de oficinas en la provincia

Bajas voluntarias
El Corte Inglés ha llegado a un acuerdo para prescindir de 3.292 trabajadores en España

De momento, Caixabank ha anunciado el Ere de mayor envergadura. Ningún banco español planeó antes un ajuste de este tamaño. Lo sufrirán en total 8.291 personas, el 18% de todos sus trabajadores. La fusión con Bankia, que todavía no ha desvelado su hoja de ruta, reducirá el número de oficinas de la entidad valenciana, que prescindirá en León de 47 trabajadores, casi el 30% del personal.

Tampoco se librará la provincia de la reestructuración que acometerá el BBVA ante la caída de sus beneficios. Hay 3.798 trabajadores implicados, aunque las negociaciones, que arrancaron a mediados del mes de abril, están en una fase embrionaria. No obstante, el banco quiere rescindir los contratos de doce personas en León, el 10% de la plantilla, según advierte Ramón Jorge Martínez, que también alude a otro Ere del que «nadie habla», el del Banco Santander. La empresa presidida por Ana Botín acordó con la representación sindical en diciembre un nuevo Ere, el tercero en los últimos cuatro años, para 3.572 empleados. La semana pasada esta entidad «cerró cuatro sucursales en León», reprocha el responsable del área en CC OO, que teme también los efectos de la fusión entre Unicaja y Liberbank, a pesar de que no existe ningún tipo de duplicidad. 

El más destacado
La fusión entre Unicaja y Liberbank no debería afectar a León, aunque se prevé un nuevo ajuste

La primera ola
Los sindicatos temen que este primer aluvión de eres continúe durante los próximos meses

En este sentido, Francisco Infante, secretario provincial del sector financiero en UGT, rechaza que este tipo de medidas se «amparen bajo la excusa de la digitalización» y recuerda que el cierre de oficinas dejará sin servicio a muchos pueblos, excluidos financieramente de la red de los principales bancos del país, que solo estarán presentes «en las grandes cabeceras de comarca», lamenta. Aunque todavía no tiene todos los datos, asegura que el BBVA reducirá sus oficinas en León, al igual que Unicaja o el Banco Santander. De hecho ya lo «están haciendo», critica. 

Menos traumático ha sido el ajuste en el Banco Sabadell, que adelgazará su plantilla en 1.817 trabajadores. Todas las salidas serán voluntarias. En la provincia apenas se han acogido «unos pocos trabajadores», revela el responsable de UGT. 

También ha llegado a un acuerdo con la representación de los trabajadores El Corte Inglés, que ayer anunció en un comunicado que concluía el plan de reordenación «cumpliendo los objetivos de bajas voluntarias y en un marco de paz social». En este sentido, el número de empleados que se han adherido supera en más del 20% la cifra inicial de 3.292 personas acordada por la empresa y los sindicatos (CC OO, Fasga, Fetico y UGT). Quedan fuera los mayores de 50 años, ya que son quienes, en principio, podrían encontrar más dificultades para recolocarse. También están excluidos los que tienen contrato eventual o de días sueltos. «El Corte Inglés buscará las mejores condiciones posibles para los que hayan decidido desvincularse de la compañía y por ello ha contratado a dos empresas de prestigio (LHH y ManpowerGroup) para que ayuden a los trabajadores salientes a encontrar un nuevo empleo en función de su perfil e intereses profesionales», subraya.

Del mismo modo, está en marcha un Ere para 1.100 personas en H&M y otro para 300 empleados en Adolfo Domínguez, que todavía tiene tienda física en Ponferrada. 

Y no se librarán tampoco otro tipo de sectores, como el turístico o el energético. Naturgy planteó a finales de marzo un proceso de ajuste para 1.000 trabajadores, el 18% de su personal en España. En principio propone bajas incentivadas, como el Sabadell. La cadena hotelera NH prescindirá de 187 empleados. Los sindicatos prevén que este aluvión de eres continúe a lo largo de los próximos meses. De todas formas todavía no hay nada cerrado y continúan las negociaciones para limitar los efectos de estos ajustes. 

La ola de despidos en grandes empresas amenaza cientos de empleos en León
Comentarios