miércoles. 29.06.2022

—Quería preguntarle por Forestalia, el gran proyecto de la Junta en el Bierzo para paliar el cierre de minas y térmicas. ¿Se podrá ampliar el proyecto a otros puntos de la provincia para aprovechar los recursos forestales?. —Es que aprovechamos los residuos, ni siquiera recursos. Los residuos que proceden de operaciones de limpieza, que paga Forestalia. Necesita entre 250.000 y 300.000 toneladas al año de materia forestal; los bosques del Bierzo no bastan para aportar toda esa masa. Hay que traer de otras partes de la provincia. Incluso parte de ese tejido de extracción llegará de otras partes. Pero el potencial de Forestalia permitiría dejar limpios de maleza los bosques y nutrirse paja de la zona sur de la provincia; incluso de materia de otros territorios.

—¿Habrá más ‘forestalias’ en la provincia?

-—Que haya más tejido industrial en torno a la madera. Ahí estaremos. En promocionar ese sector, que es escaso aún para los recursos forestales que tiene la provincia.

—¿Qué les diría a los que confunden algunos sectores ecologistas del Bierzo se que oponen a proyectos como Forestalia, con la crisis que está cayendo con el coronavirus?

—Les pediría responsabilidad. Todo el mundo debe tener un espacio para defender sus posturas, lo que no veo tolerable es que se defienda desde la mentira, utilizando la buena fe de las personas para desinformar e introducir miedos inexistentes, y que pongan en tela de juicio la confianza de las instituciones. ¿Alguien puede pensar que este consejero promueva actuaciones que perjudiquen a las personas, o a sectores económicos de nuestra provincia? Es impensable. Esta provincia necesita respeto a la naturaleza, pero también necesita actividad económica, de qué comer. Y de qué vivir. Energías renovables, que es lo que pide Europa y España, una transición justa; formas de vida de otros recursos como es la superficie del monte. Que no manipulen; que no utilicen argumentos perversos, que tratamos de hacer las cosas bien y jurídicamente fundadas.

—Quería una valoración suya sobre el encausamiento del principal sospechoso del incendio de la Tebaida, como consejero y como juez.

—Primero, hay que dar un mensaje sensato. Hay que esperar a que sea condenado por sentencia firme. No podemos adelantar nada. Garantizar los derechos fundamentales. Si es condenado será una satisfacción para este consejero. Quien la hacen, la paga, si es que procede.

—¿Cree que al final habrá una sentencia condenatoria?

— Eso es muy osado, porque yo no tengo conocimiento de las actuaciones de la instrucción. Eso hay que dejarlo al juego de la Justicia, del fiscal, de la defensa… Me imagino que hay un juez que ve indicios racionales de criminalidad y que el fiscal también ha visto pruebas. Lo veremos en el procedimiento.

-—¿Cómo se prevé la campaña de incendio para el Bierzo? ¿Cree que habrá rebrote?

—Está siendo un año muy favorable por las lluvias y la humedad, pero no olvidemos que las lluvias y la humedad producen más vegetación, y eso puede ser un combustible. Dependerá de las condiciones del verano.

—¿Y de la mano del hombre?

En el 94%. Espero y deseo que la concienciación de aquellas personas que de manera intencionada o imprudente queman el monte, y que estos dos últimos años ha registrado unas cifras contenidas, tengan en cuenta que existe una vigilancia con cámaras digitales, un avión del Ejército, agentes medioambientales, Guardia Civil… Espero que sean suficientes. No queme usted la biomasa; recójala y véndasela a Forestalia. Eso es una de las ventajas de poner en valor los recursos forestales.

—¿Impulsará alguna vez la Ponferrada-La Espina? Parece que el gobierno de Asturias podría seguir con el proyecto hasta Cangas de Narcea.

—Es una carretera, como infraestructura interautonómica, de responsabilidad del Gobierno de la Nación. Todas las comunicaciones que unan Asturias con León serían fantásticas; otra cosa son las dificultades de infraestructuras como ésta desde un punto de vista medioambiental, y la posibilidad real de esa obra. Estaría de acuerdo; ahora, si me pregunta qué quiere que se haga antes, la Ponferrada-La Espina o la Ponferrada-Orense, yo diría que la A-76 es más urgente. Hay que impulsar las realidades que tenemos cercanas.

—Lo cierto es que esta carretera depende del impulso de las comunidades autónomas. ¿Se va a impulsar alguna alternativa para mejorar el trazado?

—Es responsabilidad del Gobierno. Asturias la defenderá, nosotros también. Tenemos bastante sintonía en casi todo y estaremos apoyándolo, pero necesitamos al Gobierno de España. Está en su planificación general. Ningún Gobierno ha mostrado interés.

-—Sobre la central de calor del barrio de Compostilla. Es una obra acabada que ahora depende de un convenio municipal que ahora se retrasa por las críticas de los vecinos de la zona, al parecer. ¿Se firmará pronto?

—No hay ninguna traba en el Ayuntamiento de Ponferrada, que defiende este proyecto, que es una realidad con una inversión de 3,5 millones de euros, tanto en la central como en la red de distribución. Los técnicos que deben poner en marcha las calderas vienen de Francia y no han podido viajar. Quita chimeneas que emiten emisiones. Esta infraestructura es de última generación y va a ser buena para Ponferrada. Una energía limpia, barata y con recursos propios. Son las energías del futuro.

—¿Teme la sentencia que aún se tiene que hacer pública?

—Nosotros nos sujetaremos a lo que determinen los jueces porque no puede ser de otra manera, pero tengo la confianza plena en la regularidad legal de todo lo que se está haciendo es clave. Creo que no se está llevando a la vía judicial por motivaciones jurídicas sino por motivaciones ideológicas, y lo ideológico tiene muy poco pase. Lo que tiene pase es lo jurídico, y eso creo que lo hemos estado haciendo bien.

«A los que se oponen a proyectos como el de Forestalia les pediría responsabilidad»