domingo. 27.11.2022
Juan Pablo Ovejero, CEO del laboratorio, ya negocia en exclusiva con el Grupo Zendal. FERNANDO OTERO

Juan Pablo Ovejero rompió ayer su silencio para explicar por qué no vendió el laboratorio al Grupo Labiana, como estaba previsto. Asegura que no respetaron el preacuerdo que fijó «desde un principio» las bases de una operación que ya contaba con el visto bueno de los 80 trabajadores, ahora en huelga indefinida, y de la Junta de Castilla y León, que medió para evitar la liquidación de la empresa, que debe diez nóminas a la plantilla y casi once millones de euros al resto de sus acreedores, con los que también se había pactado un calendario de pagos.

«Las negociaciones no fueron por el buen camino porque no hemos visto por parte de Labiana la predisposición que estaba pactada en la declaración de intenciones. Todo fue muy lento, hasta la última semana, la del 7 de mayo. Han cambiado constantemente la parte legal y de responsabilidades. Así era imposible firmar el contrato», defendió el CEO de Laboratorios Ovejero, que da por cerrada esta vía, a pesar de que hoy les ha citado la Fundación Anclaje para ver si es posible reconducir las conversaciones. En principio cada uno expondrá los hechos de forma independiente. No está previsto que Labiana y Ovejero se sienten en la misma mesa.

Crítica

«Las negociaciones no fueron bien porque no vimos la predisposición inicial en Labiana»

El directivo de la compañía leonesa, especializada en soluciones de salud animal, solo contempla ya la venta al Grupo Zendal, con el que ha firmado un acuerdo de exclusividad para realizar una due diligence que expira el próximo 7 de junio. Confía en que antes se ejecute el traspaso. «Es una compañía con mucho bagaje que nos da confianza porque lo primero que han hecho es garantizarnos su apoyo técnico», explicó Juan Pablo Ovejero, quien apunta que las conversaciones están muy avanzadas y que las condiciones serán las mismas que establecieron cuando empezaron a hablar con el Grupo Labiana.

Compromiso

Tiene hasta el día 7 de junio para cerrar la venta al grupo gallego, que «garantiza» la actividad

«Aportan, aparte del dinero, garantías para que la fábrica empiece a funcionar lo antes posible porque en estos momentos está medio cerrada por la Agencia Española del Medicamento», recordó. También aseguró a Diario de León que mantendrán el empleo, algo que le «preocupa especialmente», matizó el propietario del laboratorio, que hoy celebrará una reunión con el máximo responsable de Zendal, que también hablará con el comité de empresa para trasladarles su plan estratégico. «Tenemos la firme decisión de llegar a un acuerdo de compra para poder incorporar con urgencia a Laboratorios Ovejero», comprometió el grupo gallego en un comunicado firmado al alimón con el empresario leonés. Añaden además que el objetivo es «mantener y aumentar la actividad de esta compañía en el campo de la biotecnología».

«Son los mejores y lideran en España la producción de vacunas y de antígenos tanto para uso animal como humano. Tienen la experiencia necesaria», señaló Juan Pablo Ovejero, que espera que esta vez sí fructifiquen los contactos y puedan solucionarse los problemas de liquidez que arrastra desde hace tiempo la compañía leonesa.

Ovejero no negociará más con Labiana, al que acusa de saltarse el preacuerdo