domingo. 14.08.2022

Los pacientes aplazaron 1.750 pruebas diagnósticas y el Hospital otras 3.800

Cambiar la lista lleva a esperas de 7,3 meses en resonancias, 3 en TAC y mamografías y 2,5 en ecografías

Fracturas, tumores, hemorragias internas, hernias o incluso el estado de los órganos, músculos y tendones se diagnostican con pruebas médicas que resultan clave para el tratamiento y el pronóstico de una dolencia. Sin embargo el tapón de 6.000 citas que acumula el Hospital de León para acceder a un TAC, una resonancia, una ecografía o una mamografía se engrosa especialmente por los aplazamientos voluntarios tanto de los propios usuarios como por incidencias y decisiones clínicas del complejo asistencial.

Los últimos datos facilitados por Sacyl esta semana muestran que en los primeros seis meses del año más de 1.700 pacientes (1.748) optaron por retrasar la fecha en que debían someterse a una de esas cuatro pruebas diagnósticas estrella y que el Hospital igualmente dilató otras 3.833. Sin esas citas cambiadas, la lista estructural se queda en solo 694 personas en León, que deben aguardar tres semanas (23 días) para una ecografía, poco más de un mes para una mamografía (31 días) o un TAC (39 días) y cinco meses y medio para una resonancia magnética.

Una espera que se ve alterada sustancialmente si el paciente declina la fecha asignada. En el caso de las resonancias, la demora para realizarse esa prueba se incrementa hasta los 7,3 meses (al pasar de 162 a 220 días la espera media); un mes y medio si se precisa una ecografía y dos meses para una mamografía. Los aplazamientos clínicos ordenados por el Hospital leonés también alteran significativamente el tiempo para someterse a una prueba diagnóstica relevante. Se triplica para efectuar una ecografía (68 días), se duplica para un TAC (88 días) y para una mamografía (79 días), mientras para las resonancias es ligeramente inferior a los de la lista estructural (150 días), que sí se ven muy afectados cuando el rechazo de la fecha propuesta está dictado por el usuario.

Menos cambios de pacientes

Al comparar un trimestre con el otro se comprueba que los leoneses van teniendo menos miedo a contagiarse en las instalaciones e intentan encajar mejor las fechas que les asignan, ya que se registraron ochenta peticiones menos de aplazamientos voluntarios de abril a junio, mientras el Hospital de León se encuentra en un proceso reorganizativo profundo, ya que los cambios en las pruebas diagnósticas asignadas se dilataron en 578 ocasiones más que de enero a marzo.

En el primer trimestre, la lista de espera de técnicas diagnósticas de mamografías era pequeña (25 personas) porque se tuvieron que aprobar casi 300 aplazamientos clínicos y otros 68 voluntarios, una tendencia que, no obstante, se ha mantenido al alza con más dilataciones (casi 500) que personas en la lista estructural (21).

Los pacientes aplazaron 1.750 pruebas diagnósticas y el Hospital otras 3.800
Comentarios