lunes 1/3/21
Educación

Los padres liberan al Quevedo del virus con la adquisición de 47 purificadores

Con los ahorros del Ampa y una «derrama» entre las familias han logrado más de 9.000 euros
dl27p7g1

Los padres del Colegio Quevedo de la capital leonesa decidieron a principios de curso hacer una «sobresfuerzo», incluso más allá de cuestiones económicas. Viendo la evolución de la pandemia, desde la Asociación de Madres y Padres del centro se creó un grupo de trabajo para determinar cuáles eran los métodos más efectivos para hacer de las aulas un entorno seguro para toda la comunidad educativa. Tras un mes de investigaciones, llamadas, consultas y todo tipo de gestiones, el Ampa decidió tirar de recursos y de donaciones para conseguirlo.

La primera conclusión, la necesidad de contar con medidores de CO2 y purificadores de aire, como recomendaban los expertos. La segunda, sumar los ahorros de la asociación —fondos que no se gastaron el curso pasado por la pandemia— a una colecta entre los padres. Desde mediados de noviembre, cuando se repartieron por las aulas los filtros hepa y se comenzó a medir el nivel de CO2, el colegio, uno de los más populosos de la capital leonesa, no ha vuelto tener que cerrar un aula. De hecho, la última que Educación confinó en este colegio ubicado en el barrio de Pinilla fue el 5 de noviembre.

35 aulas

Además de los filtros Hepa los padres también han comprado dos medidores de CO2

La «derrama» realizada por las familias —además de padres y madres también dieron su aportación abuelos y otros familiares— permitió hacer un desembolso superior a los 9.000 euros, con los que pudieron adquirir 47 purificadores y dos medidores de CO2 de lo más puntero. «Realmente, lo importante es la tecnología», explica Julia Gallego, una de las integrantes de la asociación, para especificar que todos los aparatos son propiedad del Ampa y que, ante esta situación, «se han cedido al colegio». Así, los purificadores se han repartido por las 35 aulas con las que cuenta el centro educativo, además de en otros espacios comunes, y los medidores de CO2 van moviéndose por todas ellas para comprobar el estado del aire.

«El Quevedo no ha vuelto a tener contagios», remarcan desde el Ampa, para incidir en que contaron con el apoyo de la toda la comunidad educativa y que se informó a la Dirección Provincial de Educación, desde donde se dio el visto bueno al entender que la cesión de los aparatos «implementaba» los recursos educativos para luchar contra el coronavirus. Además, contar con los purificadores ayudaba también a controlar las ventilaciones en las aulas y aumentar el confort en ellas, sobre todo en los días más intensos de frío.

Los padres que abrieron una cuenta, colocaron una urna y recibieron los fondos en la sede en los que cada familia podía aportar el donativo que quisiera.

Los padres liberan al Quevedo del virus con la adquisición de 47 purificadores