sábado 23/10/21
Infraestructuras

La pandemia lleva a pérdidas de dos millones en Aucalsa

La autopista asturleonesa cierra el ejercicio 2020 con reducción de casi un tercio de negocio
Imagen de una de las cabinas de peaje del ramal de Villablino, en la AP-66. RAMIRO

La pandemia llega a la cuenta de resultados de la concesionaria del peaje de la AP-66; la autopista que une León y Asturias bajo las condiciones de pago perdió poco más de dos millones de euros (2,06 millones) en el ejercicio del último año; un resultado que contrasta ante el beneficio de 5,65 millones del ejercicio anterior, según informó ayer la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, y que fue reportado por la Agencia Efe.

La empresa que gestiona la actividad de la autopista de pago, principal vía de comunicación entre Asturias y León, anotó en el balance económico un reducción de la cifra de negocio de un 27,7 por ciento, hasta 29,3 millones de euros.

Con ello, el resultado de explotación de la empresa cayó un 70,7 por ciento, hasta 4,4 millones de euros, según trasladó la compañía del grupo Itínere a la CNMV. El resultado resume uno de los años más complicados para la actividad de tráfico por esta vía de alta capacidad, que supera todos los registros mínimos que acontecieron en épocas recientes de crisis económica que tanto afectó a la movilidad y a las circulaciones.

Desplome de actividad

La intensidad media de circulación de la asturleonesa cayó a 5.730 vehículos diarios

Los números económicos que resumen el ejercicio de Aucalsa tienen su origen en el volumen menguante de circulación que registró el peaje de la autopista , proporcional a las restricciones de movilidad que se impusieron en todo el territorio a partir de marzo de 2020, de respuesta al avance de la pandemia. La reducción de tráfico, que fue generalizada en todas las autopistas de este rango, superó entre León y Asturias el recorte medio que se registró a nivel nacional: en la red de vías de alta capacidad de las de pago se produjo un recorte medio del 30%, que fue del 32,3% en el trayecto de la León-Campomanes. Por los peajes de La Magdalena y el ramal de la salida a Villablino se cerraron durante el pasado año una intensidad media de 5.730 vehículos, de los que poco más de mil cien fueron pesados; con reducciones de un tercio del volumen que habitualmente ocupaban la densidad de circulación por esta vía de alta capacidad.

La según da autopista de peaje de las que afectan al territorio leonés, la AP-71, tampoco fue a ajena a esta resta de demanda de circulación. En este caso, la vía de pago entre León y Astorga se dejó durante el año 2020 un 27% del tráfico que mantuvo durante el ejercicio anterior, cuando parecía que se sacudía con números crecientes las referencias de las caídas en los años de la crisis que sucedió al cambio de década.

La León-Astorga presentó una intensidad media de casi 3.600 vehículos, entre los que medio millar son del segmento pesado.

La pandemia lleva a pérdidas de dos millones en Aucalsa