sábado 10/4/21
Consecuencias del covid

La pandemia multiplica por ocho la petición de testamentos y colapsa el archivo histórico

El 75% de los cerca de 2.500 documentos de última voluntad solicitados en León cristalizan en escrituras de herencia
notario
El notario Jesús Sexmero, responsable del archivo notarial, consulta uno de los volúmenes de testamentos del Archivo Histórico Provincial. RAMIRO

La crisis sanitaria provocada por el covid azota de manera singular a aquellos territorios con la población más envejecida, como el caso de León. La provincia fue en 2020 la undécima del país con mayor tasa de exceso de mortalidad: alcanzó el 29,2% con sus 7.925 fallecidos (1.520 de ellos por el virus). La tercera ola de la pandemia deja ya en los dos primeros meses de 2021 cerca de 500. Una cadena incesante de muertes que se traduce en una intensa labor en el ámbito de las herencias, con un movimiento sin precedentes en el Archivo Histórico Provincial, donde se custodian cien años de la vida notarial de León. Allí se guardan los testamentos con más de 25 años de antigüedad y desde que comenzó la pandemia vive un aluvión de peticiones, que se han multiplicado por ocho.

Su responsable desde hace 24 años, el notario Jesús Sexmero, explica que hasta el momento ha atendido durante 2020 y estos dos meses de 2021 a alrededor de 2.500 peticiones de testamento, frente a las 300 habituales en un ejercicio normal. Cada año de estos documentos se encuentra archivado en un voluminoso tomo, que ha de solicitarse al Archivo Histórico para entregar el documento al cliente, tras fotocopiar el original y pasarlo a papel timbrado.

Este proceso ha colapsado la labor de gestión, ya que —cuenta Sexmero— los protocolos exigidos por el covid obligan a desinfectar cada tomo usado y someterlo a una cuarentena de quince días, por lo que la entrega de los documentos a los clientes se ve ralentizada. Y en el caso de que los testamentos tengan menos de 25 años, los demandantes de este documento lo pueden hacer directamente en la notaría donde fue rubricado en su momento.

Una vez consultados
Los tomos que custodian los testamentos de más de 25 años deben guardar cuarentena quince días

Alrededor de un 75% de las peticiones de testamentos terminan en una escritura de herencia, que también han visto multiplicar por ocho su gestión a lo largo de la crisis sanitaria. El 80% de estos documentos con las últimas voluntades suscritos en su día corresponden a progenitores con descendencia, frente al 20% que no tienen hijos.

«El testamento es el carné de identidad de los herederos», remarca el notario. Las peticiones que son atendidas con documentos custodiados en el Archivo Provincial llegan no sólo de León, sino de cualquier parte de España y el mundo donde residan los herederos. Este centro histórico, ubicado a la vera del Arco de la Cárcel, no alberga únicamente documentos de última voluntad de la capital, sino que también contiene testamentos de gran parte de la provincia, a excepción de Ponferrada y Astorga, que cuentan con su archivo propio.

Para ilustrar la incesante labor de atención a peticiones de estos documentos, Sexmero señala que «antes necesitábamos pedir al Archivo de media ocho tomos a la semana, ahora precisamos cincuenta».

A la hora de convertir un testamento en una herencia, el siguiente paso consiste en «abrir una nueva carpeta», donde se incluyan todas las propiedades y bienes del fallecido y hacer titulares a sus herederos vivos a través de la correspondiente escritura. Un documento que ya obliga a ajustar cuentas con la Junta de Castilla y León a través del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. En el último ejercicio publicado, 2019, la institución autonómica recaudó en León por la vía de este tributo más de 34 millones de euros.

Testamentos y herencias mantienen una incesante actividad en las 35 notarías con las que cuenta la provincia, el exceso de mortalidad por el covid marca un récord sin precedentes en su labor de gestión diaria.

La pandemia multiplica por ocho la petición de testamentos y colapsa el archivo histórico