martes 29/9/20
Calendario

Paradores despeja un año de retraso en San Marcos y espera recibir la obra en un mes

La primera fase concluirá el 9 de septiembre, con margen para abrir el Hostal antes de Navidad, según calcula la empresa
La luz interior es la luz del final del primer túnel. RAMIRO
La luz interior es la luz del final del primer túnel. RAMIRO

Ya hay un calendario despejado por delante. Un mes, que resulta insignificante luego de acumular más de un año de retrasos conforme a las primeras previsiones que se llegaron a formular en los contratos de obra.

La primera fase de San marcos estará concluida, y entregada por parte del constructor, el próximo 9 de septiembre. Ese es el cálculo que maneja Paradores para recibir las obras de reforma del edificio histórico, que supondrá devolver a la actividad a este señuelo turístico y hostelero de la capital leonesa, que se asoma a su nueva vida condenado a partir de cero.

Previsión alargada

La reforma avanzó con tumbos y retrasos, después del cierre en diciembre de 2017

Medio centenar de habitaciones, un área de restauración que resulta casi testimonial frente al potencial del anterior edificio, ya derruido, y un reducto para la zona de celebración social, que no permitirá encajar estancias con a penas un centenar de personas.

Así regresará San Marcos a una realidad social y económica de León que no tiene nada que ver con aquella que dejó en el cénit en diciembre de 2017 (la del Parador, no la de la ciudad, que sobrevivía expuesta a vaivenes y ratios de actividad tan aproximados a los que padece ahora).

Décadas de historia

San Marcos observa cerca el final del túnel del que saldrá diezmado, si se compara a aquel referente de la excelencia que ocupó durante décadas en la red de Paradores.

Luz de septiembre, que alienta además a cumplir con el último margen se marcó la dirección de Paradores, de llegar a final de año con el edifico histórico del hostal en servicio, con su medio centenar de habitaciones y un ramillete de estancias para celebraciones y restauración dispuestas para la clientela.

Los motivos

La obra se dilató por algunos problemas en la estructura y hallazgos de valor artístico

El retorno llega tras un camino sinuoso y derivado de la senda que se marcó sobre el papel a final de 2017, cuando el hostal puso el cartel de cerrado por renovación y obra, hasta febrero de 2020.

Con circunstancias sobrevenidas al margen de la pandemia, la fecha, por lejana y asequible que pareciera en el momento del cierre, se quedó lejos de cumplirse; a un año, si se tiene en cuenta la carencia de plazos y el paréntesis que se marca ahora en torno a la Navidad para tener el Hostal listo para reabrir puertas, amueblados y acondicionado en su nuevo envoltorio y piel renovada de su viejo cuerpo.

Los tres cargos que justifican el retraso, los retrasos sucesivos, se localizan en el refuerzo de la estructura, por una filtraciones en los sótanos del muro que lo defiende del cauce del río, en la localización de vestigios arqueológicos y artísticos que necesitaron de catalogación patrimonial y en el reajuste presupuestario, que elevó la inversión prevista en un inicio; esa cuantía ya está en cinco o seis millones de euros por encima de los 13 millones de aquel punto de partida de diciembre de 2017. Tres años después, reabrirá la puerta principal.

Paradores despeja un año de retraso en San Marcos y espera recibir la obra en un mes