martes. 28.06.2022
                      Los vecinos, ayer en la fiesta. MIGUEL F. B.
Los vecinos, ayer en la fiesta. MIGUEL F. B.

Se crían en la maleza y, como advierten los vecinos de La Lastra, tienen dónde elegir. El aumento de parcelas sin desbrozar hace que las garrapatas se hayan instalado en este barrio de la ciudad, como señalan sus habitantes, quienes reclamar al Ayuntamiento de León que «obligue a los propietarios a cumplir con sus obligaciones» e, incluso, que haga lo propio con los solares de su titularidad que «están sin limpiar». «No es nuevo, pero tienen que actuar», recalca el portavoz del colectivo, Alberto García, quien expone que ya ha habido residentes en la zona que se han visto afectados por estos antrópodos, cuya picadura puede actuar como vector de contagio de infecciones. Se agarran a la ropa y, desde ahí, acceden a la piel y pican, sin que se note en un principio, gracias a que su saliva cuenta con anestésico, lo que hace que puedan mantenerse hasta una semana alimentadas de sangre hasta que son advertidas por su crecimiento.

Los vecinos insisten en que «no es nuevo de este año», sino que se sucede cada vez que se descuida la maleza de las parcelas que no se limpian. Como huésped, en muchos de los casos actúan los perros, que «se meten en estos solares y luego cruzan a las zonas verdes en las que juegan los niños, con lo que las llevan de un sitio a otro», describe el secretario de la asociación vecinal, quien señala las inmediaciones de la plaza de la Cámara de Comercio, detrás del Incibe, donde están las esculturas, como uno de los puntos en los que han localizado el problema.

Pero hay más. Todo el paseo que conforma la cuña en la que se unen los ríos Bernesga y Torío a su salida de la ciudad ofrece cobijo a las garrapatas, beneficiadas por el adelanto de las buenas temperaturas. En este clima, la proliferación de solares sin desbrozar concede a La Lastra un escenario idóneo, como se quejan los vecinos, que desde hace años reivindican a los responsables del Ayuntamiento de León que ejerza sus funciones de mantenimiento de la salubridad.

No sólo reclaman la limpieza de los solares, con la maleza desbocada en esta época, sino también el vallado de los solares, como incide García. Hace más de un año que esperan que el Ayuntamiento cumpla con el compromiso. «Nos dicen que hay una partida de 85.000 euros para esto, pero seguimos sin ver el resultado ni siquiera en las parcelas que son suyas», subraya el portavoz de los vecinos, que se han organizado como asociación para que les escuchen de una vez. Cada vez son más. Ayer se reunieron más de medio millar, en un primer acto de confraternización, para que se vea que en La Lastra hay vecinos que reclaman sus derechos.

Las parcelas sin desbrozar disparan la plaga de garrapatas