jueves. 01.12.2022
pARO
Una mujer entra en una oficina del Ecyl. JESÚS F. SALVADORES

León cerró el pasado 2020 con la pérdida de 15.000 activos, según la Encuesta de Población Activa (EPA) que se ha hecho pública hoy, en la que se señala que hay 3.800 parados más que hace un año.  Además, el número de personas que tiene un empleo se ha reducido en 11. 800

La tasa de actividad en la provincia cae hasta el 48,51%, lo que supone un descenso del 2,24%

Los datos de la EPA reflejan también un aumento de la brecha de género en el mercado laboral. El número de parados varones en la provincia es de 10.500, frente a 12.600 mujeres; aunque lo más preocupante es que la tasa de actividad del colectivo femenino se ha reducido hasta el 43,11% frente a un 54,27% de actividad entre los varones.

Por sectores, a lo largo del último año han perdido activos la agricultura y la industria, mientras que han incorporado nuevas personas a trabajar o dispuestas a hacerlo en los sectores de construcción y servicios. En el caso de los servicios, 2020 cerró con 71.300 activos, 2.000 más que un año antes. En construcción la cifra de trabajadores activos se ha incrementado hasta los 6.600, 2.400 más que a finales de 2019. Industria en cambio ha perdido 3.300 activos, y queda en 12.100; mientras que en agricultura también baja este colectivo y queda fijado en 3.200 personas, 1.200 menos que el año anterior.

En la Comunidad

Castilla y León cerró 2020 con 1.700 parados más que en 2019, hasta los 128.300, que suponen una tasa de desempleo del 11,61 por ciento, frente al 11,20 con que concluyó el año anterior, y perdió 27.300 empleos, con lo que concluye el año con 976.600 ocupados, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre.

El paro repuntó un 1,36 por ciento en el último año en la Comunidad, por debajo de la media nacional del 16,54 por ciento, con esa tasa de paro del 11,61, por debajo del 16,13 nacional.

El panorama nacional

l mercado laboral notó los estragos del Covid en 2020 al registrar una subida del paro de 527.900 personas, lo que supone un 16,5% más que en 2019, y un retroceso de la ocupación de 622.600 trabajadores (-3,1%), reflejando en ambos casos los peores datos anuales de la EPA desde el año 2012.

La subida del paro en 2020 pone fin a una racha de siete años de descensos. En el caso de la ocupación, llevaba seis años creciendo, desde 2014, pero el dato de 2013 (-204.200 puestos de trabajo) es mejor que el experimentado en el año del Covid.

La tasa de paro se situó al finalizar 2020 en el 16,13%, porcentaje más de dos puntos superior al de 2019 y el más elevado en un cierre de año desde 2017, cuando se situó en el 16,55%.

Por su parte, el número total de desempleados cerró el ejercicio en 3.719.800 personas y el de ocupados, en 19.344.300, su cifra más elevada desde el primer trimestre del año pasado, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Hay que tener en cuenta que a los afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con suspensión de empleo, según la metodología de la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que se aplica en la EPA, se les considera ocupados.

A estas cifras se llegó después de que en el cuarto trimestre de 2020 el paro bajara en 3.100 personas (-0,08%), su peor registro desde 2017, y la ocupación aumentara en 167.400 personas (+0,87%), su mayor crecimiento en un cuarto trimestre desde 2004 pese a la segunda y tercera ola de la pandemia.

La creación de 737.100 empleos en la segunda mitad del año permitió recuperar el 55% del empleo perdido durante la primera parte de 2020. La tasa de paro media anual se situó el año pasado en el 15,5%, mejorando las previsiones del Gobierno.

Todos los empleos destruidos en 2020 pertenecían al sector privado, donde desaparecieron 748.400 puestos de trabajo (-4,4%), en contraste con la creación de 125.800 empleos en el sector público (+3,8%).

De este modo, 2020 cerró con 15,9 millones de ocupados en el sector privado y 3.379.100 trabajadores en el sector público.

En 2020, la ocupación bajó en todos los sectores económicos, especialmente en los servicios (-537.100 puestos de trabajo) y en la industria, donde se perdieron 70.100 ocupados.

Disminuye la actividad

Por su parte, el número de activos descendió en 94.700 personas en 2020, un 0,4% respecto a 2019, con lo que la población activa en España quedó constituida por 23.064.100 personas, de las que 19,34 millones estaban ocupadas y 3,71 millones en paro.

En el último trimestre del año pasado, el volumen de activos aumentó en 164.300 personas (+0,7%), situándose la tasa de actividad en el 58,19%, medio punto menos que en 2019.

León cerró 2020 con la pérdida de 15.000 activos