domingo. 03.07.2022

La Junta Vecinal de Navatejera, propietaria del polideportivo, apuntó ayer que ante la grave situación económica de las instalaciones —con una abultada deuda de 1,5 millones de euros—, de la pérdida de socios por la pandemia y del impago de los convenios firmados con el Ayuntamiento de Villaquilambre «se ha visto obligada a prescindir de los servicios que prestaban ocho de los 17 trabajadores para evitar el cierre de las instalaciones deportivas. Desde la pedanía incidieron en que la subrogación al Ayuntamiento de Villaquilambre «fue la opción prioritaria para esta junta vecinal, pero su inacción y la falta de implicación determinan la necesidad de explorar otras posibilidades que garanticen la viabilidad del polideportivo de Navatejera y de los nueve trabajadores que siguen en plantilla».

La pedanía culpa de la medida al covid, la deuda y al Ayuntamiento